Lima, 17 de noviembre de 2005

 
   
 

Cardenal Cipriani:
“La fuerza del Papa Juan Pablo II estuvo en la oración”

El Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne, destacó la obra hecha por Su Santidad, el Papa Juan Pablo II, cuya vida siempre se caracterizó por su oración intensa.

XXVI Semana de Reflexión TeológicaCon motivo de la XXVI Semana de Reflexión Teológica, realizada por el Instituto Superior de Educación Teológica Juan XXIII, y en compañía del Padre Enrique Segovia, el Padre Mauro Vallejo y Monseñor Adriano Tomasi (rector del mencionado centro de educación), el Pastor de Lima destacó que “el Papa centraba su razón de ser como persona en Cristo”.

En una ponencia dedicada a la vida de Juan Pablo II, fundamentalmente sobre sus visitas al Perú en 1983 y 1985, el Cardenal Cipriani destacó la faceta de pastor del sucesor de San Pedro en la Tierra.

Comenzó citando unas palabras de Su Santidad: “El hombre que no conoce al Verbo, a Dios hecho hombre, permanece desconocido para sí mismo, la verdad de nuestra propia identidad la encontramos sólo en Cristo”.

“Juan Pablo II hacía presente a Cristo Vivo, conmovía la abundancia de amor que prodigaba a los demás”, agregó Su Eminencia, quien instó a los presentes en el auditorio del Colegio Juan XXIII a seguir el ejemplo dejado por el Vicario de Cristo para que el cristianismo resurja con fuerza nunca antes vista: “En la medida que cada uno haga de su vida una unidad con Cristo, la Iglesia va a surgir con una fuerza extraordinaria”.

Asimismo, dijo que “si estamos cerca de Jesús, se dará un renacer del Espíritu Santo, quien con su fuerza seguirá animando cada vez más a nuestra Iglesia”

Una vida llena de oración

En un mundo lleno de hipocresías, el Papa Juan Pablo II, siempre encontró en la oración su fuerza, la razón de ser, se abandonó en las manos de Dios. A su paso dejaba una estela de derroche de ternura, jamás hubo en él sentimientos negativos.

“La fortaleza de este Papa –añade el Cardenal Cipriani-, que recorrió, escribió, habló más que todos, tuvo apertura a todas las culturas, fue un aire fresco a un mundo cansado.

“El Papa, Juan Pablo II, el Grande era un hombre abierto a la esperanza, su pasión siempre fue la verdad y la defensa de la dignidad y los derechos de la persona humana”, concluyó el Prelado.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]