Lima, 24 de noviembre de 2005

 
   
 

Cardenal Cipriani:
“El Espíritu Santo es quien facilita
nuestra comunicación con Dios”

El Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne, presidió Ceremonia de Confirmación en la Capilla del Colegio Carmelitas, donde más de 50 jóvenes recibieron este Sacramento.

Concelebraron, el Párroco de Nuestra Señora del Carmen, Michael Sgarioto y el Director Espiritual del Colegio La Inmaculada José Rodríguez.

Confirmación celebrada por el Cardenal Cipriani

En la administración del Sacramento de la Confirmación de especial importancia en nuestros días, el Pastor de Lima en su prédica de la homilía recordó que Dios nos creó a su imagen y semejanza y envió a Jesucristo para adoptarnos como sus hijos y para enseñarnos cómo integrarnos a Él.

“Surge una nueva alianza, con un precio carísimo: su hijo Jesucristo quien murió por nosotros para que volvamos a tener la amistad con Dios”, puntualizó.

Cuando se comete un pecado grave, esa pared o muro que nos separa de Dios, se vuelve a levantar de manera infinita y uno nuevamente se siente solo, triste y violento. El remedio para ello es la muerte de Jesús que nos permite acudir al sacramento de la Confesión.

“El mérito de la confesión viene de la muerte de Cristo. He ahí que ese muro a lo largo de nuestra vida, que de vez en cuando se levanta, es posible quitarlo o derribarlo acercándose al sacramento de la Reconciliación”, agregó.

Recordó que el Papa Benedicto XVI nos dice que “en el mundo de hoy existen desiertos exteriores como: pobreza, soledad, violencia, secuestros, guerras, injusticias, mentira y envidia. Sucede esto porque existen desiertos interiores en cada uno de nosotros, falta de cercanía y confianza con Dios, ausencia en acudir a la ayuda que Dios nos da en la confesión, en la Eucaristía y en la oración personal”.

Indicó también que el Espíritu Santo es quien facilita nuestra comunicación con Dios, y nos permite tener la facilidad de hablarle y escucharlo, de levantarnos y cambiar, y de no desanimarnos aún cuando nuestros defectos sean muy graves.

“Por eso el Espíritu Santo encuentra en el alma de todos nosotros no sólo un sentimiento, sino la verdad en nuestra razón. Jesús después de haber hecho la nueva alianza nos dice: ‘conviene que yo me vaya porque enviaré ese Espíritu de Verdad y Amor, que les explicará todo’”, agregó.

Invitó a todos los fieles a escuchar y hablar con Dios, y acercarse, frecuentemente, al sacramento del perdón. “Porque si no se sabe perdonar no se sabe vivir, y para perdonar hay que amar; y si no se ama, no se sabe vivir. Amor y perdón son comunicación con Dios”.

“Es en esta comunicación con Dios a través del amor y el perdón donde surgen los matrimonios, la familia, la religión y la amistad. Por eso, qué bonita es la vida y no dejemos que se nos escape de las manos sin descubrir las maravillas del Espíritu Santo”, finalizó el Purpurado.
   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]