Lima, 2 de octubre de 2005

 
   
 

Monseñor José Antonio Eguren:
“Hagamos de octubre un mes de
intensa renovación de nuestra vida cristiana”

Señor de los MilagrosDurante la misa celebrada en presencia de la venerada imagen del Señor de los Milagros, el Obispo Auxiliar de Lima Monseñor José Antonio Eguren recordó que Cristo, que es para nosotros el Señor de los Milagros, fue, es y será siempre el único salvador del mundo.

“De ahí la importancia de no expulsarlo de nuestras vidas, personal, familiar, y social, sino más bien acogerlo con fe, y hacer todo lo que Él nos diga, siguiendo la indicación solícita de nuestra Madre Santa María”.

Asimismo, el Monseñor señaló que sólo en Cristo el hombre puede realizarse en plenitud. “Si lo rechazamos y expulsamos de nuestras vidas, nos condenamos a una humanidad incompleta. Por eso, el ser humano no puede comprenderse del todo a sí mismo teniendo como única referencia las otras criaturas del mundo visible”, agregó.

Acompañemos al Señor de los Milagros

En otro momento de la homilía resaltó que el hombre encuentra la clave para entenderse a sí mismo contemplando al Señor Jesús, el divino modelo, el Verbo encarnado, el Hijo eterno del Padre.

“De ahí la imperiosa necesidad que todos sentimos en el corazón de contemplar al Señor de los Milagros en su santuario de la Nazarenas; o de acompañarlo por largas horas en la procesión; y sobre todo la necesidad que sentimos de encontrarlo vivo en este mes de Octubre en los sacramentos de la Confesión y de la Eucaristía”.

Octubre, mes de una fuerte conversión personal

Señor de los MilagrosEl Obispo Auxiliar de Lima pidió al pueblo peruano hacer caso a la voz del Padre que nos dice que tengamos respeto por su Hijo, Cristo. “Porque en ello nos jugamos la felicidad; en ello nos jugamos la posibilidad concreta de construir el Perú justo y reconciliado que todos añoramos, donde de una vez por todas reine la ansiada Civilización del Amor. Pero sobre todo en ello nos jugamos la salvación eterna, nuestro destino eterno”.

“Hagamos de este mes bendito de Octubre, mes morado, mes de nuestro Amo y Señor, el “Cristo de las Maravillas”; mes que Dios en su Providencia concede al Perú y al Mundo desde hace 354 años, como un don de su amor misericordioso, un momento fuerte de conversión personal, de crecimiento en la santidad, de renovación intensa de nuestra vida cristiana, y sobre todo de testimonio valiente de nuestra fe católica en la vida social”, agregó.

Al finalizar la misa solemne, los Obispos Auxiliares de Lima, Moseñor José Antonio Eguren Anselmi y Monseñor Carlos García Camader, despidieron la venerada imagen del Señor de los Milagros, desde la Basílica Catedral de Lima, quien acompañada de un mar de fieles prosiguió su segundo recorrido procesional hacia el Santuario de las Nazarenas, donde permanecerá hasta el próximo martes 18.

[Ver homilía completa]

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]