Lima, 9 de octubre de 2005

 
   
 

Destacan que “Cáritas es el símbolo del amor
en el mundo”, al cumplir 50 años de servicio
al prójimo en el Perú

La celebración de los 50 años de Cáritas del Perú, fue ocasión para reflexionar sobre la labor y los logros de la institución, que se ha convertido en un gran promotor de la solidaridad para ayudar a los más necesitados. En la Santa Misa , el presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, Monseñor Hugo Garaycoa, pidió oraciones para que los frutos de la obra continúen.

Cientos de amigos de Cáritas del Perú se dieron cita en la Basílica Catedral de Lima, donde se confundieron con los fieles que llegaron hasta la Iglesia Primada para participar en la celebración por los 50 años de la institución.

La Eucaristía fue presidida por el presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, Monseñor Hugo Garaycoa, y concelebrada por el presidente de Cáritas del Perú, Monseñor Lino Panizza Fichero.

En su mensaje a los fieles, Monseñor Garaycoa destacó que la Iglesia Católica dicta una serie de preceptos para buscar la buena convivencia entre los seres humanos, los cuales pueden ser resumidos en dos mandamientos: “amar a Dios sobre todas las cosas y a tu prójimo como a ti mismo”.

“Lo segundo es lo que toma Juan Pablo II cuando habla de la solidaridad, y significa convertir al otro en nuestro hermano. Por eso tengo la obligación de cuidarlo”, explicó, agregando que bajo este precepto se originan las acciones en las que el más humilde recibe ayuda del más pudiente.

El presidente de la CEP destacó que no es sólo cuestión de ayudar, pues el sentido de solidaridad implica entregarse por completo, en cuerpo y alma, es decir, “más importante que dar es el darse”.

“Yo puedo dar una caridad pero si no va acompañada de amor, de nada sirve. Tú haces prójimo a alguien cuando haces algo por él”, enfatizó.

Monseñor Hugo Garaycoa hizo hincapié en ese aspecto precisando que el hacer algo por los demás es lo que diferencia a las personas. “La vocación de todos los cristianos es ir haciendo prójimos por el mundo”, dijo.

Cincuenta años de amor

Al recordar la labor de Cáritas del Perú, manifestó que la institución en este tiempo “ha buscado a ese prójimo tratando de que sean personas que realicen su propio desarrollo y puedan vivir como Dios quiera; y que tengan interés por pasar de condiciones menos humanas a más humanas”, señaló.

La máxima autoridad eclesiástica en el Perú explicó que en estos 50 años, la labor de Cáritas ha sido trascendental en diversos sentidos, ámbitos y zonas del país.

“Siempre poniéndose al nivel de los más pobres y ayudándolos a que pasen por encima de las dificultades; a establecer, a su vez, una red de personas que cree en el amor; por eso Cáritas es el símbolo del amor en el mundo”, enfatizó.

Por eso, en esta fecha especial, saludó a Monseñor Lino Panizza Richero y pidió oraciones “para que el Señor siempre lo acompañe a él, al directorio y a todo el personal de Cáritas esperando que puedan conseguir los medios suficientes y sigan brindando ayuda a los más necesitados”, culminó.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]