Lima, 16 de octubre de 2005

 
   
 

Monseñor José Antonio Eguren
“La Iglesia defiende la vida, la familia,
la santidad del matrimonio y la libertad religiosa”

Monseñor José Antonio Eguren, Obispo Auxiliar de Lima, celebró la Misa Dominical con la presencia del Obispo de Estocolmo (Suecia), Monseñor Andrés Arborélius, en la Basílica Catedral de Lima.

Monseñor Eguren en su homilía manifestó que la Iglesia, en su prédica, interpreta y defiende aquellos valores radicados en la naturaleza misma del ser humano.

“La Iglesia no trata de imponer a los no creyentes una perspectiva de fe, sino interpretar los valores radicados en la naturaleza misma del ser humano. La preocupación de la Iglesia es por el hombre y por eso, defiende la vida, la familia, la santidad del matrimonio y la libertad religiosa”.

En ese sentido destacó que la Iglesia, como ninguna otra institución en la historia de la humanidad, ha defendido la libertad de pensamiento y de expresión “porque estos son valores radicados en lo más profundo de nuestro ser ya que somos imagen y semejanza de Dios, que es verdad Suma, amor total, y bien en plenitud”.

Remarcó que la Iglesia tiene el deber de hacer sentir su voz, “porque si Cristo al encarnarse a hecho suyo la causa del ser humano, entonces, la Iglesia en fidelidad a su Maestro hace suya la causa de la persona humana para defender su dignidad”.

Demos a Dios lo que es de Dios

En palabras de Benedicto XVI, el Obispo Auxiliar de Lima nos recordó que hay una sana laicidad del Estado, en virtud de la cual las realidades temporales se rigen según sus propias normas, pero sin excluir las referencias éticas que tienen su fundamento último en la religión.

Resaltó también que la Iglesia con sus enseñanzas busca iluminar todas las realidades de la vida social, partiendo de los principios de la moral, siendo éstos fuente de comunión y de vida entre nosotros.

Por otro lado, refiriéndose a la primera gran procesión del Señor de los Milagros que sale este martes 18 de octubre, resaltó la importancia de acercarnos a Jesús, el Nazareno, quien recorrerá nuestras calles de Lima para recordándonos que debemos darle a Dios lo que es de Dios, que de Él venimos y hacia Él nos dirigimos.

“Que hermoso tener al Señor de los Milagros como un gran regalo de Dios en nuestra vida, no solo personal, sino nacional y social. Por eso, démosle a Él lo que es de Él, y veremos finalmente ese Perú justo, grande, reconciliado y fraterno que todos ansiamos”, finalizó.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]