Lima, 4 de setiembre de 2005

 
   
 

Cardenal Cipriani pide a los niños
que digan siempre la verdad,
aunque traiga problemas

Decir siempre la verdad y corregir a los demás por amor, fue el consejo que el Arzobispo de Lima dio a los niños de la Hermandad del Señor de los Milagros, durante la Misa Dominical realizada en la Basílica Catedral.

El Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne felicitó a los niños y jóvenes que participaron en la Santa Misa, por ser la semilla viva de la fe; al mismo tiempo, los invitó a seguir con esta tradición de manifestar con el ejemplo su amor al Cristo Morado.

Durante la celebración, el Purpurado invocó a los más pequeños a decir siempre la verdad, aunque les traiga problemas, “porque cuando no se aprecia la palabra y uno dice cualquier cosa para quedar bien, para g ana rse o maltratar a alguien, la sociedad se vuelve violenta, injusta y desaparece ese vínculo natural de sociabilidad”, expresó.

El Pastor de Lima manifestó que la crisis que vemos en el mundo es porque existe abundancia de palabras, y definió a Jesucristo como la única Palabra Viva. “Si desaparece la palabra desaparece el camino por donde debo ir, la verdad y la vida”, puntualizó.

Corregir por amor

Al dirigirse a los niños, el Cardenal Cipriani se refirió al Evangelio del día, cuya enseñanza es la de conocer como corregir a un hermano. Mencionando las palabras de Jesús dijo: “Si tu hermano llega a pecar, vete y repréndelo a solas, tú con él. Si te escucha lo habrás g ana do, si no lo hace toma contigo uno o dos testigos y haz que escuchen tu corrección; si todavía no te oye entonces denúncialo a la comunidad”, dijo.

En ese sentido, el Primado del Perú señaló que cuando otro se equivoca se le debe corregir por amor a la verdad, por ayudarlo, y no porque uno se sienta herido y quiera defender su orgullo.

“Dile la verdad para que sepa que lo que ha dicho o hecho no está bien. Con esto tratas de acercarlo al amor, a la verdad, y no buscas humillarlo”, aclaró.

Antes de culminar la homilía reflexionó sobre el porqué hoy está de moda que los defectos y las acusaciones se hagan en público. “Ocurre porque está mal nuestra conciencia, nuestra manera de ser personas y creemos que más importante es el qué dirán, la imagen. Eso debe cambiar y valorar la verdad”, puntualizó.

[Ver homilía completa]

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]