Lima, 14 de setiembre de 2005

 
   
 

Una invitación a los fieles
a seguir el difícil camino de la Cruz
formuló el Cardenal Cipriani

La comunidad del distrito de Barranco celebró junto al Pastor de Lima el aniversario de la Parroquia Santísima Cruz

Con especial brillo el Arzobispo de Lima Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne, celebró la misa por los 101 años de la Parroquia Santísima Cruz de Barranco, acompañado del párroco P. Antonio Ravina, del alcalde del distrito, Martín del Pomar, de sacerdotes y cientos de fieles.

En su homilía el Pastor de Lima resaltó que la Cruz tiene que reinar en nuestro pensamiento y en nuestras obras. “Sea cual fuere el camino que el hombre puede seguir en la vida, siempre deberá tener presente que la Cruz es la guía y la escalera para el cielo, destacó el Purpurado utilizando las mismas palabras de Santa Rosa de Lima.

Asimismo, “Dios ha enviado a su hijo para que nos salvemos buscando la Cruz, es decir, cumplir el deber que tenemos en la Tierra, con lo cual podremos acceder a la vida eterna tras la muerte”, puntualizó.

La Cruz no es cualquier cosa

En los últimos tiempos, el término de cruz se le ha adjudicado a casi cualquier tema degenerando en una situación que debemos cambiar y, por eso, “cuando veamos la Cruz, hay que ir hacia ella. No nos acostumbremos a llamar cruz a cualquier cosa que no se relaciona en nada –enfatizó el Cardenal Cipriani- con la Iglesia.”

Luego el Purpurado agregó que “la Cruz existe cuando alguien tiene dificultades que sabe sobrellevarlas con alegría, paz y serenidad. Ese camino es el que siguió Cristo: a pesar de su condición divina, sin hacer alarde de su categoría de Dios, al contrario, se despojó de su rango y tomó la condición de esclavo.”

Por ende, el deber de cada cristiano es seguir el ejemplo de Jesús con “rectitud, amor, paciencia y ayudando al prójimo. El otro camino, que no es cristiano, es la cruz que te persigue, te deprime, te desanima. No vivamos una vida en la que constantemente estamos huyendo de nuestros deberes. No dejemos que nuestra Iglesia se vea maltratada.

En la vida terrenal nada será fácil, fundamentalmente la religión católica, la cual está basada en la “Cruz, ese tronco de amor y perdón”. Lamentablemente, si bien la luz de Cristo ilumina este mundo y nunca nos olvida, “el mundo sí se ha olvidado de Dios”. Por ello, “los exhorto a todos a dejarse invadir por el amor, por la llamada de Dios”, finalizó el Pastor de Lima.

Bendición de cuadro de Santo Toribio de Mogrovejo

Durante la celebración eucarística una pareja de esposos le hizo entrega de un presente al Cardenal Cipriani consistente en un cuadro de la Virgen sosteniendo al Niño Jesús, siendo recibido por Pastor de Lima con mucha alegría y humildad.

Asimismo, al término de la Misa, se bendijo un cuadro de Santo Toribio de Mogrovejo, el cual estará ubicado en la misma parroquia, con la finalidad de motivar a los fieles a visitar el altar del santo en la Basílica Catedral de Lima para ganar la indulgencia plenaria concedida por el Santo Padre Benedicto XVI.
   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]