Lima, 14 de abril de 2006

 
   
 

Cardenal Cipriani: “Es una vergüenza decir que la traición de Judas fue un invento”

En el Sermón de las Siete Palabras, el Arzobispo de Lima reflexionó sobre última palabra de Cristo en la Cruz: "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”.

Durante el tradicional Sermón de las Tres Horas, con la presencia de la Sagrada Imagen del Señor de los Milagros, el Cardenal Juan Luis Cipriani, señaló que es una vergüenza que en estos días se traiga a la memoria de la gente que la traición de Judas es un invento, que fue Dios quien quiso que Judas traicionara a Cristo.

“Que vergüenza, que atrevimiento del demonio que debemos desenmascarar, aunque muchos luego se sonrían con ironía y cierta burla. Estemos prevenidos porque el demonio esta suelto y sigue comiéndose las almas”, agregó.

Indicó también que el libro- y pronto una película- de El Código Da Vinci profana la vida de Jesús destrozando la pureza de Dios. Y ante ello, sin incitar a la violencia ni a la pena de muerte, no debemos quedarnos en silencio cuando nuestro pueblo mayoritariamente católico es atacado en su fe”.

“Despertemos la conciencia, no ha cambiado la cultura moderna, Judas fue un traidor y Jesús fue casto, puro y fundó la Iglesia Católica. Tenemos el mejor respeto y la mayor tolerancia con quienes piensas distinto, pero lo que no es fácil de aceptar es la burla sarcástica, la hipocresía de una falsa libertad de expresión que se aprovecha para maltratar nuestra fe”, manifestó.

Recordó a todos los fieles, poniendo de testigo al Señor de los Milagros, que existe una vida eterna, en la que se hará justicia. “No dejemos que este mundo secularizado corte la vida eterna, encendamos la luz porque hay vida eterna y empieza en la Cruz de Cristo”.

Indicó también que el Señor de los Milagros es un tesoro, un milagro y un regalo muy grande de Dios con el Perú, que es como un espejo que nos permite mirarnos para comprender que el sufrimiento de Jesús en la Cruz es el camino de todos nosotros.

“Abrasémonos a la Cruz y de este dolor surgirá de lo más profundo de nuestro corazón un amor, una fortaleza y una alegría muy grande que no tiene explicación”, concluyó.

Antes del Cardenal Juan Luis Cipriani, participaron en el Sermón de las Tres Horas los Obispos auxiliares de Lima, Monseñor José Antonio Eguren, Monseñor Carlos García Camader y Monseñor Adriano Tomassi; Rev. Mons. Andrés Berríos, Vicario General de la Arquidiócesis de Lima; Monseñor Pedro Hidalgo, Canónigo de la Basílica Catedral de Lima; el Padre Guillermo Abanto, Canciller y Párroco de San Juan María Vianney; y el Padre Jaime Calvo Zárate, Párroco de los XII Apóstoles.

Mientras que la Sagrada Imagen del Señor de los Milagros llegó a la Basílica Catedral a las 10:30 a.m., donde recibió el homenaje y oración de los cientos de fieles. Allí permaneció hasta las 5:30 de la tarde, hora en que -luego de celebrar la Pasión del Señor- retornó a su Monasterio, en hombros de sus devotos.

Celebración de la Pasión del Señor

Después del Sermón de las Tres horas se celebró la pasión del Señor en la Basílica Catedral de Lima, donde se leyó Liturgia de la Palabra, que incluyó la proclamación de la Pasión en la que, unidos al sacerdote, los fieles piden por las grandes necesidades de la Iglesia y del mundo.

También se hizo la Adoración de la Santa Cruz, donde el sacerdote muestra la cruz descubierta e invita a los fieles a adorarla; y la Sagrada Comunión, que se distribuye a los fieles que han participado de la celebración de la Pasión del Señor.

 

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]