Lima, 20 de abril de 2006

 
   
 

Arzobispado de Lima publica nuevo Boletín sobre Santo Toribio de Mogrovejo “Modelo de Pastor, legislador y organizador”

En el marco del Jubileo por los cuatrocientos años de la partida al cielo de Santo Toribio de Mogrovejo, la Arquidiócesis de Lima publicó el sexto boletín dedicado a estudiar la contribución de este santo en cuanto “Modelo de Pastor, Legislador y Organizador”, ya que destacó por ser el organizador de la Iglesia en Sudamérica, defensor de los derechos de los indios y promotor de las vocaciones sacerdotales. Para acceder a los contenidos de todos los boletines publicados a la fecha puede ingresar a la web del Arzobispado de Lima (www.arzobispadodelima.org).

“La mejor organización de la vida de la Iglesia, el conocimiento de la realidad del Perú, la permanente preocupación por la evangelización del hombre andino son algunos de los planos que nos permiten descubrir el vínculo profundo entre Toribio de Mogrovejo y el Perú”, nos dice el Dr. José Agustín de la Puente, sobre su faceta de organizador.

Una de las principales preocupaciones del Patrono del Episcopado Latinoamericano fue convocar tres concilios provinciales en Lima con la finalidad de proveer firmes y justas estructuras a la nueva diócesis; además para aplicar los acuerdos conciliares convocó también trece sínodos entre 1582 y 1604.

“Con estas asambleas, Santo Toribio sentó las bases jurídicas y pastorales, verdadera estructura de la nueva cristiandad que se forjó en nuestra tierra”.

Estas pautas dispuestas por el Santo Arzobispo, además de muchas otras, regirían la “nueva cristiandad de las Indias” hasta el Concilio Latinoamericano de 1899.

Fundador del Seminario y Monasterio

En el Concilio de Trento se estableció como norma que los obispos realizaran visitas permanentes a sus respectivas diócesis para asegurar un especial vínculo entre el obispo con su clero y fieles. Santo Toribio practicó con “un heroico celo apostólico la visita pastoral: en 25 años recorrió unos 40 mil kilómetros del territorio peruano”.

El segundo Arzobispo de Lima realizó su tarea episcopal muy unido a su presbiterio mostrando siempre una gran preocupación por su sostenimiento y por el número de almas que podía atender. Así, al amparo del Tercer Concilio Limense decretó que los pueblos de los indios debería tener un sacerdote propio por cada mil o setecientas almas de confesión.

Pero para ello, era necesaria la promoción de las vocaciones sacerdotales, por lo que Santo Toribio fundó un seminario, al que puso el nombre de “Santo Toribio de Astorga”, y que hoy lleva su nombre. Allí, los futuros clérigos debían aprender quechua y aymara para ejercer su ministerio y para el correcto adoctrinamiento de los indios.

Santo Toribio también fundó en Lima el Monasterio Santa Clara –donde actualmente se guarda y conserva el corazón del Santo- ya que las religiosas contemplativas siempre “fueron objeto de su especial cuidado”.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]