Lima, 28 de abril de 2006

 
   
 

Canciller de la República condecora con la Orden del Sol al cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez

El Ministro de Relaciones Exteriores, Oscar Maúrtua de Romaña, condecoró con la Orden del Sol del Perú en el grado de Gran Cruz al Cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez, Arzobispo de Santo Domingo y enviado especial del Papa Benedicto XVI para las celebraciones por el Cuarto Centenario de la muerte de Santo Toribio de Mogrovejo.

En su discurso de orden, el embajador Óscar Maúrtua de Romaña destacó la figura del segundo Arzobispo de Lima especialmente en su búsqueda de la verdad en el clero y entre los fieles de su época, unidad que es tan necesaria para nuestra patria.

“El Sumo Pontífice Benedicto XVI en su mensaje por el IV Centenario de la muerte de Santo Toribio de Mogrovejo ha exhortado a los católicos peruanos a reavivar el camino de la Iglesia, inspirados en Santo Toribio como modelo de vida también para nuestros días”, añadió.

Señaló también que la cercanía espiritual de la Iglesia con la nación peruana no necesita demostración, y eso se refleja en las numerosas muestras de cariño que ha recibido el enviado especial de Su Santidad por parte de los fieles católicos de nuestro país.

Manifestó que la conmemoración del IV Centenario de Santo Toribio, durante esta semana, no hace más que subrayar la continuidad y la profundidad del vínculo que une a la fe con la identidad de los peruanos. Y no se trata sólo de constatar una realidad histórica, las ideas de Santo Arzobispo están presentes en la acción ecuménica, tolerante y desprendida de los miles de religiosos y religiosas que trabajan en nuestro país.

Resaltó también el aporte que realiza la Iglesia a favor del Perú a través de sus incontables proyectos educativos, académicos, asistenciales y pastorales a lo largo de y ancho del país. “No cabe duda que la Iglesia sigue siendo un socio central en los intereses del Estado y de la sociedad peruana para aliviar el sufrimiento y eliminar la injusticia en nuestro país”.

CARDENAL LÓPEZ RODRÍGUEZ: GRATITUD AL PUEBLO DEL PERÚ

Por su parte, el Cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez, expresó su gratitud y señaló que se sentía identificado con el pueblo peruano a través de la condecoración otorgada a su persona.

Indicó que todos debemos sentirnos latinoamericanos pertenecientes a una gran familia, por lo cual, debemos, -a pesar de nuestras diferencias-, continuar trabajando para que se mantenga la identidad de nuestros pueblos y la integración. “En ese sentido, la Iglesia Católica también es parte de esta gran familia, y una parte importantísima”.

Expresó que recibía esta condecoración con profunda humildad, entendiéndolo como un homenaje a todo el episcopado de Latinoamérica, cuyo máximo exponente es Santo Toribio de Mogrovejo.

“Llevaré esta condecoración con un profundo sentido de estima y admiración al Perú, y donde quiera que vaya proclamaré la grandeza de este país al cual quiero expresar lo mejor en su futuro”, concluyó.

En tal distinguida ceremonia efectuada en el Palacio Torre Tagle participaron el Arzobispo de Lima, Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne; el obispo Auxiliar de Lima, Monseñor José Antonio Eguren; el Nuncio Apostólico, Rino Passigato; el Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, Héctor Miguel Cabrejos; el Obispo del Callao, Monseñor Miguel Irízar; el Viceministro y Secretario General de Relaciones Exteriores, embajador Harold Forsyth; el congresista Luis Solari, así como los embajadores del cuerpo diplomático acreditados en nuestro país, entre otras autoridades.

 

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]