Lima, 27 de abril de 2006

 
   
 

HOMILÍA EN LA CATEDRAL DE LIMA DEL ENVIADO ESPECIAL S.S. BENEDICTO XVI EN LA SOLEMNIDAD DE SANTO TORIBIO

Han querido ustedes celebrar de modo especial y solemne el IV Centenario de la muerte de su segundo Arzobispo Santo Toribio de Mogrovejo y de su traslado desde Saña, donde murió, hasta su Catedral de Lima donde descansan y son venerados sus restos mortales.

Al conjuro del recuerdo de su vida y de la ingente obra realizada por él, ustedes se han propuesto celebrar este centenario con una profunda renovación de esta veneranda Arquidiócesis y con un fuerte impulso evangelizador. Ningún modelo mejor que él, que ha merecido el título de Patrono del Episcopado Latinoamericano.

Entre tantos próceres de la gran epopeya de la evangelización de todo un continente, figuras de misioneros y de Obispos, donde no fue fácil descollar porque fueron muchos los que derrocharon abnegación y olvido de sí mismos y entrega total a los aborígenes de las tierras descubiertas por una Europa ya cristiana, se yergue Toribio de Mogrovejo: por su llamamiento a la evangelización del Perú en un momento crítico, siendo él laico; por su decidida vocación misionera, clara opción por los indígenas; solicitud por los pobres; por su ardor catequístico, la total renuncia de sí mismo; su incansable caminar a pie y a caballo en su ansia de acercarse personalmente a los más alejados; por su voluntad de poner en orden la vastísíma provincia eclesiástica limeña y hacerlo con increíble suavidad y firmeza, clarividencia y tacto; por no permitir la intromisión del Poder Público en la vida interna de la Iglesia; por su pasión por la santidad propia y de cuantos habían recibido el bautismo; y por su ascetismo y honda espiritualidad personal reconocida por sus fieles que le apodaron desde el primer momento, cuando desembarcó en Paita, “el Arzobispo que nos ha venido del cielo”.

Las tres lecturas bíblicas que hemos escuchado, aluden a estos hechos y los iluminan; y, teniendo muy presente el ejemplo de Santo Toribio de Mogrovejo ayer, les convocan a ustedes a una evangelización seria y profunda del Perú, de ésta su querida Arquidiócesis limeña hoy.

La primera lectura nos ha hablado del profeta Isaías: de su llamamiento divino y aceptación suya, precedida de una visión mística del trono de Dios y de Dios mismo.

Isaías ve al Señor, sentado en un trono alto y excelso y rodeado de serafines. A continuación escucha sus alabanzas y contempla cómo, al amparo de esas alabanzas, tiembla todo alrededor. Estremecido grita: “Ay de mí estoy perdido”. Ante esta confesión, un serafín toma un ascua, purifica con ella sus labios y el profeta escucha a Dios que le dice: ¿A quién enviaré? ¿Quién irá por mí? Y el profeta exclama,: “Aquí estoy, mándame”.

El profeta era un hombre de Dios y no se consideraba digno de ser enviado. Sin embargo, ante la llamada clara de Dios, la aceptó.

Durante la juventud y madurez de nuestro Toribio de Mogrovejo, en sus largos años de estudio en Valladolid, Coimbra, Salamanca y Santiago de Compostela y en sus años de fino e insobornable juez en Granada, nadie dudó de su espíritu penitencial, de su austeridad monacal, de su temor y fidelidad a Dios, de su amor al prójimo y de su honestidad a toda prueba, pero jamás estuvo en su horizonte el sacerdocio ni la opción misionera tan en boga en esos momentos con el descubrimiento de todo un Continente que había que evangelizar y del que el cronista de Indias escribió que “llovían frailes sobre él”.

Muerto el primer Arzobispo de Lima, Fray Jerónimo de Loaysa, no era fácil encontrar un sucesor digno para una sede compleja, dilatada y difícil como era la de Lima y al pensar en esta situación el Rey de España, Felipe II, sentenció que el que ocupase esa sede tenía que tener “doctrina, virtud y carácter”. El escogido fue Toribio de Mogrovejo y los hechos demostraron que la elección había sido acertada. El elegido, desde que pisó tierra incaica, exhibió doctrina, virtud y carácter, pero sobre todo virtud que es lo más difícil e importante de poseer y ejercer.

El Gran Perú rebasaba en esos momentos hispánicos los límites del dilatado Imperio Incaico. Incluía el actual Perú y buena parte de los actuales Ecuador, Chile, Colombia, Argentina, Paraguay y Occidente del Brasil. Siete millones de kilómetros cuadrados. El mayor problema, sin embargo no era el de su extensión sino el de la configuración contrastante y dura de su territorio y el de la diversidad de lenguas.

Dentro de ese Gran Perú la Arquidiócesis de Lima era amplísima. Arrancaba en el paralelo 5 y concluía en el 15 y cubría hacia el Este desde el meridiano 76 hasta el 81. Por el Norte llegaba hasta Trujillo, San Miguel de Piura, Chachapoyas y Bracamoros; por el Sur hasta Arequipa, el valle de Naza y confines del Acarí; por la Sierra hasta Huamanga y por el Este hasta la Provincia de los Angaraes y más adentro hasta León de Huánuco.

A esto se añadían problemas internos en y entre las Ordenes religiosas misioneras; discrepancias sobre la población autóctona y su evangelización; y serios conflictos de algunas Ordenes Misioneras y del Arzobispo con el Virrey, la Audiencia y el Patronato Real.

Le sorprendió y sobrecogió a Toribio de Mogrovejo, (más siendo laico él) la elección. Oró y consultó y consciente que quien llamaba era Dios, accedió.

Hay un serio mensaje en el caso de Isaías y de Toribio de Mogrovejo para ustedes en su obligación ineludible de evangelizar comprometidos como están en un plan pastoral, en la gran Misión de “remar mar adentro”. Los problemas del Perú son hoy muy distintos de los del tiempo de Toribio de Mogrovejo pero no menos graves que aquellos. Problemas religiosos, éticos, ideológicos, axiológicos, ecológicos, raciales, sociales, económicos, culturales y políticos. Problemas a lo interno de la Iglesia y problemas fuera de la iglesia, en la sociedad en la que la Iglesia está inserta. Problemas a cuya solución la Iglesia está obligada en virtud de su misión y función desde la verdad, desde la connatural e inviolable dignidad de todo ser humano y desde el mandato del amor que implica la justicia y el perdón, la comprensión y la magnanimidad y desde los reclamos de la paz, fruto del respeto de los derechos fundamentales ajenos y del cumplimiento fiel de los propios deberes.

Ante este panorama, ustedes no pueden olvidar que Cristo creó una comunidad evangelizada y evangelizadora; que la Iglesia desde sus inicios se percibió y debe percibirse así; que la Iglesia evangelizadora se evangeliza continuamente a sí misma; que ella es depositaria de una Buena Nueva que debe anunciar; y que la Iglesia somos todos los que la conformamos: Papa, Obispos, sacerdotes, diáconos, hombres y mujeres de vida consagrada y laicas y laicos. Todas y todos.

Toribio de Mogrovejo fue llamado a evangelizar el Perú cuando aún era laico y le tocó hacerlo misioneramente, con la entrega indivisa de vida y persona siendo Obispo. Cada uno debe hacerlo donde Dios lo disponga.

La segunda lectura bíblica, tomada de la primera carta del apóstol San Pablo a los Corintios, nos ha recordado que somos y debemos ser siempre apóstoles y como tales servidores de Cristo y administradores de los misterios de Dios.

Felipe II, aquel Rey español, al enviar a Toribio de Mogrovejo a su sede, una vez conseguida la bula pontificia designándole Arzobispo de Lima, le dio dos consejos: que atendiese de modo especial a las poblaciones indígenas y que pusiese orden en aquella provincia eclesiástica.

Desde que desembarcó por primera vez en Paita, todo el mundo intuyó que el gran amor de aquel Arzobispo, que era un eximio ilustrado y un ducho jurisconsulto, que en su mirada transparentaba una honda espiritualidad y una inmensa bondad, iba a ser el indio, por pobre, por marginado y por explotado. Los indios ahí mismo le apodaron “el Arzobispo santo”.

Los que pronosticaron su amor al indio, no se equivocaron. En sus 25 años de Arzobispo de Lima caminó más de 5.000 leguas en mula y otras tantas a pie. Bautizó personalmente más de un millón de indios y confirmó a unos 600,000. Así se lo escribió a Felipe II.

Amó entrañablemente al indio y se sintió siempre a gusto con él. Vivió y pernoctó sin remilgos en sus chácaras de paja y llegó a conocer profundamente toda la problemática indígena.

Dominaba el quechua y el aymara y hablaba varios dialectos. En 25 años cuatro veces recorrió el vastísimo territorio de su Arquidiócesis. En la primera visita pastoral invirtió siete años y la última no la pudo culminar.

Servidor de Cristo y a ejemplo de Cristo, siervo de sus indios, a los que consideraba sus señores, no le gustaba andar de prisa en sus visitas. Se detenía a predicar, a oír y a aconsejar.

Era un catequista consagrado, que sabía exponer con sencillez y profundidad los fundamentos y exigencias de la fe y vocación cristiana a los indios y por eso sería llamado por sus biógrafos, después de muerto, “el Borromeo de América”.

En la opulenta y señorial Lima ningún limeño se lo imaginó, desde que llegó, a pesar de su abolengo aristocrático de los Mogrovejo, participar asiduamente de salones y palacios señoriales, sino que vio en él al misionero itinerante, Andes arriba, por los difíciles picachos y valles. El tiempo les dio la razón.

Lo impresionante, sin embargo, es que en su vida misionera, le quedó tiempo para celebrar tres Concilios Provinciales, el tercero, cuarto y quinto limense y diez Sínodos Diocesanos.

De España había llegado con la urgencia y mandato de convocar y realizar el gran Concilio Limense, tercero después de los dos que había celebrado su antecesor. No le fue fácil hacerlo, pero lo realizó. Hubo sesiones muy borrascosas y pleitos continuos, sobre todo con las autoridades civiles. Toribio de Mogrovejo supo ser firme cuando fue necesario y flexible cuando era posible serlo. Su paciencia y temple todo lo venció.

El Concilio tercero limense terminó siendo uno de los momentos más estelares de la evangelización del Continente. Todo gira en él alrededor de la uniformidad, facilidad y adaptación al indio, que era la población mayoritaria. Hay una reivindicación de su dignidad y derechos. Siguiendo el patrón del Catecismo de Pío V, se redactó uno en español y se tradujo inmediatamente al quechua y al aymara y se hicieron dos versiones. Una amplia para los indios más dotados y otra más breve y sencilla para ancianos y gente menos capacitada. Fue obra predominantemente del P. José de Acosta, alma del Concilio.

Complementariamente se redactaron también “Confesionarios” para los misioneros y “Sermonarios” adaptados a la idiosincrasia indígena para los doctrineros.

Se revisó la vida de la Iglesia y se dieron normas y pautas precisas para restablecer el orden y la disciplina perdida.

Conforme a lo que nos ha dicho el apóstol Pablo, Santo Toribio de Mogrovejo resultó ser no sólo un servidor infatigable de Cristo sino un buen administrador de los misterios de Dios cuya característica principal es la fidelidad.

Hay en las palabras de Pablo, hechas vida en el misionar y legislar de Santo Toribio de Mogrovejo, un acuciante mensaje para ustedes hoy.

Ante un mundo que se nos descristianiza aceleradamente urge por nuestra parte, como nos decía el muy recordado Juan Pablo II, una nueva evangelización, nueva en su ardor, en sus métodos y en su expresión. Una evangelización que conjura tantas veleidades del pensamiento postmoderno fundamentadas en el error, en el secularismo radical, en el pansexualismo, en el inmanentismo y en el relativismo ideológico y moral, en el puro economicismo. Una evangelización que desenmascare los falsos valores vigentes y los substituya con los genuinos valores eternos del espíritu y de la sana moral. Una evangelización que destruya los falsos ídolos ante los que se postra hoy nuestra generación, el dinero, el poder, la libertad mal entendida, el consumismo y el sexo por el sexo.

Una evangelización que sustituya el egoísmo feroz con una eficaz solidaridad, las grandes desigualdades con una mayor igualdad, la mala distribución de bienes con una más justa y equitativa distribución, el interés personal con un mayor apego al bien común, la globalización carente de solidaridad con una globalización de unión y perfección progresiva de los pueblos, la explotación con la justicia, las prácticas corruptas con una honestidad a toda prueba, y las guerras y el terrorismo con una paz fundamentada en la justicia y el amor. Una evangelización que consolide la célula primaria de la sociedad que es la familia y el respeto de ese gran don divino que es la vida desde su gestación hasta su fin natural. Una evangelización que vuelva a todos, o al menos a la mayoría, hacia Dios y Dios reine en sus corazones.

Como instrumentos eficaces de su evangelización, la Iglesia peruana contó bajo Toribio de Mogrovejo, con el Concilio Limense y su célebre catecismo. Ustedes cuentan con el Concilio Vaticano II y el nuevo Catecismo de la Iglesia en su versión amplia y abreviada. Acudan una y otra vez a dichas versiones y familiarícense con ellas.

El evangelio nos ha recordado el mandato del Señor de llevar la Buena Nueva de salvación a todos los pueblos.

“Los once” del evangelio es un símbolo de la Iglesia universal. El Señor mandó que bautizaran en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo y les enseñaran a guardar todo lo que Él les mandó, garantizando que Él estaría con ellos hasta el fin del mundo.

Santo Toribio de Mogrovejo fue fidelísimo a este mandato. Fiel hasta la muerte que le sorprendió en plena visita pastoral en el valle y poblado de Pacasmayo. Por la mañana, a pesar de no sentirse bien, habló largamente en quechua a los indios y había ido a visitar a un enfermo moribundo. Al percibir que se moría, dijo que quería el Viático para el viaje definitivo, pero que como el Centurión no era digno de que Dios viniese a su morada y pidió que le llevasen al templo. De vuelta a la casa exclamó: “qué bueno es morir en una parroquia de indios”. Pidió al Superior Agustino que le cantase el “Salmo Credidi”. Tomó un crucifijo y las estampas de San Pedro y San Pablo y besándolas murió. Era Jueves Santo de 1606, el día que la Iglesia rememora que Cristo amó a los suyos hasta el extremo.

Llevar la Buena Nueva, evangelizar a todos es el mandato del Señor a la Iglesia y a ustedes hoy.

No olviden que evangelizar es una realidad rica, compleja y dinámica. Es llegar a todos los ambientes de la humanidad y trasformarlos desde dentro: llegar a la conciencia personal y colectiva, a la actividad humana, a la vida toda. Es alcanzar y trasformar criterios, valores determinantes y puntos de interés; penetrar la cultura y culturas del ser humano; anunciar clara e inequívocamente el nombre, la doctrina, la vida, las promesas, el reino y misterio de Jesús de Nazaret, Hijo de Dios. Es dar testimonio vital como nuestro Toribio de Mogrovejo y exigir adhesión de corazón y de vida; introducir al evangelizado en una comunidad eclesial y convertirlo de evangelizado en evangelizador.

Y el contenido de una genuina evangelización debe ser: el Dios revelado por Jesucristo; la salvación ofrecida en Cristo a todos los seres humanos como don de gracia y de misericordia divina, salvación inmanente y temporal, pero sobre todo trascendente y eterna; el más allá, vocación profunda y definitiva del ser humano en continuidad y discontinuidad al mismo tiempo con la situación presente; las promesas hechas por Dios en virtud de la alianza en Cristo; el amor de Dios a nosotros y de nosotros a Dios y el amor fraterno universal; la oración como encuentro con Dios; la Iglesia y los sacramentos como lugares y signos visibles eficaces del encuentro de Dios con el ser humano; y la mutua interpelación del evangelio y la vida del ser humano concreta, personal y social: derechos y deberes, familia, sociedad, internacionalidad, paz, justicia, desarrollo e igualdad fundamental.

No teman. Sean fuertes e intrépidos como Santo Toribio de Mogrovejo. De acuerdo a su promesa Cristo, vivo y glorioso estará siempre en medio de ustedes y contarán en todo momento con la mediación de la Virgen, y con la acción eficaz del Espíritu Santo. Ese Espíritu Santo que fue quien movió y dirigió a Cristo y a los apóstoles; que es el alma de la Iglesia y que es el agente principal y término de la evangelización.

Este debe ser el compromiso de Lima y de todo el Perú en la celebración del IV Centenario de la muerte del egregio Santo Toribio de Mogrovejo. Que así sea.

 

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]