Lima, 19 de agosto de 2006

 
   
 

La fe es una ayuda para vivir mejor

El Arzobispo de Lima, Cardenal Juan Luis Cipriani, durante su programa radial Diálogo de Fe, señaló que la religión no es una oposición ni una imposición de nadie, más bien la Iglesia es una madre llena de amor, sabiduría y perdón, que ofrece de manera positiva el camino a la felicidad.

“Todas estas caricaturas de una religión que maltrata y cohíbe son erróneas; más bien, la fe nos conduce a la alegría, a la belleza, y a la maravilla de que Dios ha venido a la tierra para invitarnos a esa grandeza que supone toda su perfección y misericordia”, añadió.

Indicó que nosotros como miembros de la Iglesia debemos tratar de reflejar la grandeza de ser hijos de Dios y no dejar que esa corriente pesimista, que quiere oscurecer nuestro corazón, oculte ese sol que ilumina nuestra vida que es nuestro Padre Dios.

Afirmó también que no deberíamos hacer de la familia un organismo sociológico, y de la sociedad un ente abstracto. Deberíamos recuperar el valor de nuestro nombre y apellido, porque si no rescatamos ese ser imagen e hijos del Señor nos convertiremos en miembros de esa ideología que está organizando un mundo sin Dios.

“Esta ideología que se extiende cada vez más de manera grosera, sarcástica e irónica, que nos dice que no hablemos con Dios porque no existe, y que no nos dirijamos a la Iglesia porque cada uno hace lo que quiere, nos conduce a la violencia, a la drogadicción, a la injusticia social y a la falta de ilusión”, agregó.

Señaló también que creer es algo bonito y que gozar tiene mucho que ver con compartir con otros, y para alcanzar esto hace falta luchar para quitar nuestros defectos porque no somos ángeles, ni somos perfectos.

Afirmó, en ese sentido, que través del silencio de la oración, creyendo que Jesús nos oye, acercándonos al sacramento de la confesión, y aceptando esa presencia sagrada de Dios en la Eucaristía se podrá salir de esta ansiedad, oscuridad y depresión en que vive el mundo de hoy.

Manifestó que la fe es una ayuda para vivir mejor y la Iglesia es un elemento, querido por Dios, para señalarnos como el sol: la luz y la alegría; pero para esto debemos luchar, cumplir con nuestros deberes de cada día, aceptar a las personas como son, y comprender puntos de vista diferentes.

“Pidamos el diálogo, una amistad sincera y transparente, de esta manera encontraremos en la Iglesia esa formación de nuestro corazón, forjando así personas que quieran reconciliarse, unirse y perdonarse”, concluyó.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]