Lima, 2 de diciembre de 2006

 
   
 

Vivamos con esperanza esta época de Adviento

Este sábado 2 de diciembre, el Arzobispo de Lima, Cardenal Juan Luis Cipriani, impartió el sacramento de la Confirmación a 51 alumnos del Colegio Franklin D. Roosevelt, en el Centro Pastoral Sagrado Corazón de Jesús, de Pro Ecclesia Sancta y Avanzada Católica, ubicado en el distrito de Santiago de Surco.

El Cardenal Juan Luis Cipriani, manifestó durante su homilía que en esta época de Adviento hace falta vivir de esperanza, porque hoy en día muchos se preguntan para qué sirve el amor de Dios y a los demás; -cayendo en el error- puesto que la fe no es un objeto útil.

“El éxito, el trabajo y el dinero, son un medio, pero no un fin, y en todos estos medios debemos amar al Señor con todo nuestro corazón, alma e inteligencia; y al prójimo, a nuestro padres, esposos e hijos, como a nosotros mismos; así, de esta manera sabremos distinguir lo que sí nos lleva a Dios y aquello que nos aleja”, señaló.

“El Espíritu Santo nos pide docilidad”

El Cardenal Juan Luis Cipriani, señaló que la fe es más que un sentimiento. “El sentir es cambiante, pero lo que nunca desaparecerá es la verdad, el bien y la paz interior”.

Comentó que en la actualidad hay muchos mensajes que atacan a la fe, debido a un exceso de sentimentalismo; pero, a preguntas de nuestra inteligencia, como: ¿quiénes somos?, ¿a dónde vamos?, ¿por qué creer?, ¿quién nos salvará? y ¿qué es el amor?, el sentimiento se queda corto.

“Para eso viene la ayuda del Espíritu Santo, que nos lleva -si lo dejamos- a una escuela en donde se enseña y se aprende con el amor; pero se necesita del silencio, de la sinceridad, así como de saber escuchar los consejos y llevarlos a la práctica”, añadió.

Manifestó también que el Espíritu Santo nos pide docilidad; es decir, lo que nos enseña debemos ponerlo en práctica, lo que no sabemos se lo preguntamos, y lo que nos falta en fuerzas se los pedimos.

“Pero tenemos que dejar de lado muchas cosas de esa otra escuela del mundo, con gran publicidad y muy activa, que nos enseña el egoísmo, la sensualidad, la soberbia, así como la pelea por el dinero y el poder”, expresó.

Al concluir su homilía, el Arzobispo de Lima indicó que este mundo del pecado es incompatible con el Espíritu Santo. Por eso, debemos reencontrarnos con la fe, que nos exige cumplir los sacramentos, dedicar un rato a la oración diaria, y ser muy sinceros con Dios.

Concelebró con el Cardenal Juan Luis Cipriani, el padre Piero Giacetti, encargado del Centro Pastoral Sagrado Corazón de Jesús.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]