Lima, 10 de diciembre de 2006

 
   
 

Sólo con Dios podemos encontrar la paz que buscamos

El Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne, celebró este domingo 10 de diciembre, en la Basílica Catedral de Lima, una Misa con ocasión del aniversario 475 de la aparición de la Virgen “Nuestra Señora de Guadalupe”.

El Arzobispo de Lima, durante su homilía propuso la presencia de la advocación de Nuestra Señora de Guadalupe, en todos los colegios, institutos tecnológicos y universidades, para perennizar lo que nuestros antepasados, con tanta gloria y responsabilidad, alcanzaron del Papa Pablo VI para el Perú, ya que es la Patrona de la Juventud Estudiantil del Perú.

Señaló que en la actualidad no deberíamos abandonar el alma de todo proceso educativo que es formar en valores, porque es importante para que la gente reconozca su dignidad, ame al prójimo y no lo use, aprenda a ser honrado, los padres vivan bien el matrimonio y cuiden su familia, y la generosidad sea una expresión normal de ayudar a los demás.

El Pastor de Lima afirmó que la misión fundamental de la iglesia es enseñar a orar, y el deber de los cristianos es aprender, ya que en muchas circunstancias hay una honda necesidad en todo ser humano de elevar su corazón a Dios, porque aquí en la tierra no encuentra la paz que busca y la respuesta a todas sus necesidades.

Indicó también que el mundo nos ofrece una paz que no nos puede dar, y lo hace a través del dinero, del poder, de la mentira, de la sensualidad y de la violencia. Pero ese corazón que no encuentra tranquilidad en la tierra, tiene la enorme alegría de saber que Nuestro Padre se hizo hombre para que él pueda hacerse como Dios a través de Jesucristo.

“No olvidemos que este es el centro del mensaje cristiano, el poder unirnos con Dios a través de Jesucristo por obra del Espíritu Santo, con la oración, los sacramentos -especialmente la confesión y la comunión-, y estableciendo que el sacramento del matrimonio haga la unidad para siempre”, expresó el Cardenal Juan Luis Cipriani.

Finalmente dijo que debemos tener cada día momentos de silencio, ya sea en el Santísimo o en el rincón de nuestra casa, para poder escuchar la voz de Dios, para poder levantar el corazón buscando, en Jesús por el Espíritu Santo, las respuestas a esas preguntas que no sabemos responder y la paz a esas dificultades que no hay quien las resuelva.

Participaron de la Santa Misa miembros de la Asociación Guadalupana, que reúne a exalumnos del Colegio Nacional “Nuestra Señora de Guadalupe”, así como alumnos de dicha casa de estudios y fieles en general.

Coronación canónica de “Nuestra Señora de Guadalupe”

En el documento “Breve Apostólico”, el 20 de setiembre de 1965, el Papa Pablo VI, con motivo del 125° aniversario del Colegio “Nuestra Señora de Guadalupe”, dio su autorización a Su Eminencia, Cardenal Juan Landázuri Ricketts, para la coronación canónica -en nombre suyo- de la venerada efigie de esta tradicional institución educativa.

El 20 de octubre 1965 se constituyó a la Virgen de Guadalupe como “Patrona de la Juventud Estudiantil del Perú”- con el D.S. 66-ED-65, refrendado por el Presidente Constitucional de la República, en ese entonces, Arq. Fernando Belaúnde Terry, y firmado también por el Ministro de Educación, José Navarro Grau, en beneficio espiritual de toda la juventud peruana, sirviendo de estímulo para la educación cívico-moral de los estudiantes.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]