Lima, 31 de diciembre de 2006

 
   
 

Los padres son los principales responsables de la educación de sus hijos

Este domingo 31 de diciembre, en la Solemnidad de la Sagrada Familia, el Cardenal Juan Luis Cipriani, manifestó que “si se quiere estructurar un país y una sociedad con valores morales, empecemos por proteger y defender la familia en su estabilidad, en su unidad y en la responsabilidad que tienen los padres de participar, en todos los niveles, en el proceso de formación y educación de sus hijos.

En la Santa Misa que se realizó en la Basílica Catedral de Lima, el Cardenal Juan Luis Cipriani, señaló que debemos recordar que la familia es el lugar natural e irremplazable para la formación moral de los hijos.

Asimismo, afirmó que no es razonable que el proceso educativo no cuente de una manera clara y responsable de los padres de familia, principales responsables de la educación de estos.

“Se habla de muchos estilos y posibilidades, y a veces, se deja de lado que son los padres los que tienen la principal participación en este proceso educativo. Ellos no pueden decir que no tienen tiempo, que no saben y no les interesa”, expresó.

Indicó que ser padre es más que traer hijos al mundo, significa participar responsablemente en el proceso de formación de la personalidad, el carácter, y de las virtudes de sus hijos. Y en el proceso de educación, enseñar a sus hijos a ser responsables, ordenados, eficientes, puntuales y disciplinados.

“Que fácil es dejar esa juventud en las calles y pedir a la Policía que controle el orden público. El deber de ser padres va mucho más allá, no hay sociedad que pueda dejar de lado en el proceso educativo a los padres de familia”, agregó.

Afirmó que esto no es un problema ni político, ni económico, es anterior, “esto viene por el propio origen de la vida. Por eso, la responsabilidad del Estado debe ser la de velar para que esta unidad moral de la familia se proteja”.

Manifestó que el Estado no puede interferir con la responsabilidad de los padres, más bien debe incentivar. “De esa manera la sociedad será más humana, y no será desarrollo puramente material, sino también espiritual, que nos permitirá ser mejores personas, mas amables, ordenados, más generosos, y con mayor estima en nuestra familia”, dijo.

El Pastor de Lima, invitó a todas las familias a hacer de su hogar ese rincón del cielo en la tierra, y de esta manera veremos como los hijos, padres y abuelos estarán felices y mejor, sin necesidad de recurrir al dinero, simplemente con la oración.

La Iglesia defiende la vida, el matrimonio y la familia

Por otro lado, el Cardenal Juan Luis Cipriani comentó que muchas veces se escucha que la enseñanza de la Iglesia sobre la familia no cambia, y que no se adapta a los tiempos. “Los tiempos no están muy bien, la Iglesia gracias a Dios sigue iluminando a esa enorme institución, la familia, como punto fundamental de cualquier desarrollo, progreso y cambio”.

Indicó que la Iglesia sigue defendiendo el amor indisoluble en el matrimonio, sigue enseñando la protección de la vida humana, desde la todavía no nacida, y sigue proclamando la estabilidad de la familia.

“Atacar a la familia es atacar a la sociedad, a la niñez y a la juventud, de manera especial. Sin familia no hay desarrollo, no hay paz y justicia”, concluyó el Pastor de Lima.

La Santa Misa estuvo acompañada por el Coro Polifónico de la Parroquia Cristo Salvador, del distrito de Santiago de Surco.

 

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]