Lima, 14 de enero de 2006

 
   
 

Arzobispo de Lima confirmó 138 jóvenes en el Rímac

El Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne administró el Sacramento de la Confirmación a 138 jóvenes en la Parroquia San Francisco Solano del Rímac, en una multitudinaria asistencia de la comunidad.

El Pastor de Lima manifestó en su homilía que el país está en una enorme crisis de falta de verdad porque nadie le cree a nadie. Por eso, siendo el Espíritu Santo el espíritu de la verdad, seamos testigo de ella, y rechacemos la mentira ante todo mal, aunque no nos comprendan o molesten, porque la verdad da vida y paz.

“La verdad construye la Iglesia y la sociedad, pero en este tiempo donde la gente se burla de ella trae como consecuencia que se incremente la violencia, la pobreza y las injusticias”, agregó.

Señaló también que el Espíritu Santo no es sólo un sentimiento que nos hace sentir mejor. Fundamentalmente es el recibimiento de la fuerza para ser un apóstol de la verdad y así dar el ejemplo a los demás. Esto es una gran ayuda de la Iglesia en este tiempo moderno.

Invocó a todos los confirmados a renovar ese compromiso de vivir siempre en la verdad, de no engañar y de no hablar mal de los demás. “Si vamos todos por ese camino de la verdad habrá más justicia, más empleo, más familias, y todos nuestros planes se pondrán en práctica. Y no nos engañarán aquellos que nos ofrecen el cambio de nuestro país porque el verdadero cambio está en nuestro corazón”, agregó.

Comentó que da mucha pena que en el mundo de hoy haya mucha mentira y una falta de verdad. Por eso, tengamos la fortaleza y el valor de defender nuestras ideas y de decir: “Tengo fe, voy a misa los domingos y me confieso”.

Manifestó también que si nos equivocamos debemos acudir al Sacramento de la Confesión, donde el Señor no castiga sino perdona. Y quienes hayan fallado en su matrimonio acudirán a su esposa o esposo para pedirle perdón. De esta manera la vida será más agradable, bonita y tranquila.

Al concluir su homilía invocó a todos los fieles a tener el don de piedad, “un don que sana nuestro corazón para que no sea duro, abriéndolo a la ternura para con Dios y para con los hermanos. Ese cariño se expresa en el afecto y en la confianza con el Señor”.

El Movimiento de la Palabra de Dios

El Proceso Comunitario para la Confirmación (PCC) que han vivido los jóvenes es una propuesta pastoral, evangelizadora y catequística de interioridad e inserción en la Iglesia, desde el servicio eclesial del Movimiento de la Palabra de Dios.

Los jóvenes buscan anunciar a los hombres que Jesús esta vivo y que es posible tener un encuentro personal con Él. Ese encuentro invita a la conversión, llevando a un cambio de vida según el Evangelio y los impulsa a la Misión, construyendo la Iglesia y evangelizando el mundo.

Esta propuesta evangelizadora hace de la catequesis un proceso en el que se anuncia la Palabra de Dios como estilo de vida y se da testimonio, comunicando la experiencia de la fe; se denuncia el pecado para poder renunciar a él y se invita a la entrega a Jesús; se conduce al ingreso a la comunidad de los creyentes y se envía a la misión.

Actualmente El Movimiento de la Palabra de Dios presta este servicio eclesial del PCC hace dos años en la Parroquia San Francisco Solano con una metodología evangelizadora y comunitaria. Este programa se vive en muchas Parroquias en Argentina, Ecuador y Perú.

 

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]