Lima, 15 de julio de 2006

 
   
 

Para la vida de un cristiano que quiere amar a Jesús, el camino es María

El Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Juan Luis Cipriani Thorne, celebró la Santa Misa en la parroquia San José de Jesús María con motivo de la Solemnidad de la Virgen del Carmen, ante una gran cantidad de fieles que se dieron cita para participar de tan importante celebración.

Durante su homilía, Mons. Cipriani, recordó que la Virgen María ha prometido "salvarnos, cuidarnos, asistirnos en el momento de la muerte y de las dificultades”. Por tal motivo, “la debemos recibir en nuestros corazones, en nuestra vida diaria con sinceridad”.

Asimismo, el Cardenal hizo referencia al momento en que Jesús desde la cruz, indicó al apóstol Juan que María era su madre y a María que Juan era su hijo; y con esto, queda claro que la Virgen María es Madre Nuestra. “Con María, uno habla como habla un hijo con su mamá. Y la señal más clara de que estás hablando con ella y que ella habla contigo, es la alegría”.

“Cuando uno habla con María”, continuó el Arzobispo de Lima, “no es un monólogo, no, ella también te habla ahora. Depende de ti, cuanta fe tienes en escucharla. Cuanto amor tienes en buscarla. Cuanta fe tienes en que ella te escuche”.

Además, Cipriani Thorne, indicó que María es la intercesora entre Jesús y nosotros, que busca siempre que se nos perdonen nuestros pecados, “piensa que ese corazón de María siempre está escuchándote, esperándote. Y ella lleva nuestras peticiones a Jesús, pues es nuestra madre”.

“EL ÚNICO MAL ES EL PECADO, NO HAY OTRO MAL, NI LA POBREZA, NI LA ENFERMEDAD, NI EL DOLOR”

Su Eminencia indicó que Nuestra Madre María sufre por nuestros pecados, los cuales le hacen daño, y cuando estamos en pecado y le pedimos a María nos ayude, “ella va a esa cruz de su hijo para pedirle que interceda, y el amor de Jesús borra nuestros pecados, traspasa nuestras almas y lleva alegría a nuestras familias”.

Por tal motivo,“limpia tu alma, háblale, convérsale, ten fe, ámala. Y cada día cuando te levantes y cuando te acuestes, que puedas hacer un pequeño examen y decirle: Madre Mía te he recibido en mi casa hoy, te he hablado, he estado contigo, y verás los milagros que te hace. Vas a ver como te quiere”, afirmó el Primado del Perú.

Y de esa manera, agregó Mons. Cipriani, “la Virgen del Carmen seguirá siendo esa madre nuestra que constantemente nos busca, y no te olvides, reza a nuestra madre por las almas del purgatorio mañana domingo que es su fiesta, para que todos vayan al Cielo. Ofrezcamos por las almas del purgatorio pequeños sacrificios para que ya den el salto hacia el Cielo, y así tendremos tantos amigos que nos apoyarán luego”.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]