Lima, 23 de julio de 2006

 
   
 

Lima se une a Jornada Mundial por la Paz en Medio Oriente

El Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne, presidió la celebración de la Santa Misa en la Basílica Catedral de Lima, en la cual se unió a la Jornada Mundial por la Paz en Medio Oriente, que Su Santidad, Benedicto XVI convocó para este domingo 23 de julio.

A dicha celebración litúrgica asistieron embajadores de los países del Medio Oriente, como Palestina, Argelia, Egipto, Marruecos, Líbano. Así como también los representantes diplomáticos en nuestro país de la OEA, Rumania, Cuba y Nicaragua, quienes se hicieron presentes en esta jornada por la Paz mundial que la Iglesia católica ha convocado.

El Cardenal Cipriani, antes de iniciar su homilía se refirió al pedido del Papa Benedicto XVI, a los países en conflicto para que “cesen el fuego y permitan que ingrese ayuda humanitaria a las zonas afectadas por el conflicto bélico”; asimismo, hizo un llamado a las organizaciones caritativas “para que manifiesten su solidaridad con nuestros hermanos que sufren”.

Luego, en su homilía el purpurado lamentó que se ponga en primer lugar el “tener” y se desprecie el “ser”, por lo que recordó las palabras de Juan Pablo II: “El hombre vale por lo que es, no por lo que tiene. El ser humano es mucho más importante que el tener”.

“Mientras que el ser no se ponga en primer lugar, ese materialismo pragmático que sólo busca el consumo y la producción, y que mide a los hombres por el dinero, hará que no haya tranquilidad en el mundo”, añadió.

“EL DINERO ES UN IDOLO QUE DESTROZA EL MUNDO CONTEMPORANEO”

El Arzobispo de Lima, indicó que el ídolo del dinero está destrozando el mundo contemporáneo. “Es necesario para el desarrollo humano, el poder tener una vivienda, una educación, salud, la comida, es necesario. Pero no llevemos al extremo una idea que oscurece al mundo de hoy: el tener es mejor que el ser. No, el ser está encima del tener”.

Por eso, continuó el cardenal, comprendamos que “el verdadero poder es el poder de ayudar a los demás, servir a los demás, escuchar a los demás, el servicio al bien común y no cuánto dinero o éxito tengas”.

Finalmente, el Primado del Perú, pidió a la Virgen María, “que acompañe a las poblaciones, niños, jóvenes, ancianos y familias del Medio Oriente que hoy están viviendo una profunda tribulación, llena de sufrimiento” y de ese modo, “alcancemos de Cristo Hijo, Príncipe de la Paz, ese cese de fuego inmediato”.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]