Lima, 28 de julio de 2006

 
   
 

“Es necesario urgir y fortalecer el concepto
de pertenencia a una patria, sin excluir a nadie”

Con estas palabras, el Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne, Arzobispo de Lima y Primado de la Iglesia peruana, enfatizó este viernes 28 de julio durante la Misa y Te Deum por el 185º aniversario de la Independencia Nacional sobre la necesidad de reconocer que el Perú es un país auténtico, uno e indivisible.

Al solemne acto, asistieron las principales autoridades del país, encabezadas por el saliente Presidente de la República, Dr. Alejandro Toledo y su gabinete ministerial.

El Perú es un país mestizo

Misa y Te Deum - 28 de julio de 2006Al dirigirse al pueblo peruano en esta ocasión especial, el Arzobispo de Lima, manifestó que “ en estos tiempos que se vienen en donde los procesos de regionalización y descentralización se profundizarán más, el concepto de pertenencia a la Patria es una urgente tarea por cumplir, un noble ideal que se va realizando un poco cada día, por obra de todos, una hermosa unidad de sentimientos y de destino”.

“Es una gran riqueza saber que nuestra patria es mestiza. Dios ha querido fundir, como en un crisol, las múltiples combinaciones de razas, colores y lenguas de modo maravilloso”, expresó.

Justicia Social: atender el problema de la generación de empleo

Recordando al Papa Juan Pablo II en su Encíclica social “Centessimus Annus”, el Cardenal Cipriani afirmó que “el Estado no puede limitarse a favorecer a una parte de los ciudadanos, a saber, a los ricos y poderosos, ni tampoco puede olvidarse de los demás, que representan claramente la mayoría de la sociedad”.

“La Justicia social reclama la atención del problema de la generación de empleo y de la distribución de la riqueza como elementos fundamentales para promover la dignidad de la persona humana, que nos permita vivir en un clima de paz social”, declaró.

El juicio de la historia

Por otro lado, señaló que “el cambio de Gobierno es una buena ocasión para abandonar el engreimiento social que busca la imagen y el resentimiento como prácticas habituales. Debemos terminar con las venganzas, persecuciones y maltratos porque son injustos”.

Al referirse a la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) expresó su rechazo a gran parte de los juicios emitidos por la CVR: “por un lado, especialmente a aquellos que hacen referencia a la actuación pastoral de las iglesias locales de Huancavelica, Apurímac y Ayacucho, - a las que rindo mi homenaje por los durísimos años que le tocó vivir y que de una manera injusta la CVR ha enjuiciado muy negativamente, a mis hermanos de la sierra central mi cercanía y apoyo-; y, por otro, aquellos juicios que denigran a las Fuerzas Armadas y Policiales; y a los Ronderos”.

También rechazó “el infame intento de miembros de este Gobierno de denigrar la honra del Señor Nuncio y la mía, sin motivo ni justificación, a través del penoso y delictuoso hecho de las cartas falsificadas”.

Sólo son fuertes los pueblos que tienen plenitud de esperanza

Al término de su homilía, recordó las palabras del ilustre maestro el Dr. Raúl Ferrero Rebagliati cuando decía que “sólo son fuertes los pueblos que tienen plenitud de esperanza. Mas no esperanza hecha de lirismo enervante y soñador, sino esperanza activa, tensa por la voluntad de destino. Para la juventud, la palabra optimismo no debe tener un significado literario sino un contenido dramático: la acción.”

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]