Lima, 03 de junio de 2006

 
   
 

Obispo Auxiliar de Lima invocó a todos los peruanos a vivir una jornada electoral en paz y con respeto

Durante el programa radial Diálogo de Fe, el Obispo Auxiliar de Lima, Monseñor Carlos García Camader, invocó a todos los peruanos a vivir esta jornada electoral con mucha paz, armonía, con respeto de ideas y sin violencia.

Manifestó que debíamos cumplir con gran responsabilidad esta jornada social, dando muestras de cariño por nuestro país, sin expresar miedos, sino con ganas de manifestar esperanza, ilusión, espíritu positivo, creyendo de esta manera que el mañana será mejor, añadió.

Invocó, por otro lado, a los nuevos congresistas, especialmente a los católicos, a expresar en sus normas, en sus leyes y en su comportamiento rectitud, orden, respeto, justicia, y sobre todo amor a la verdad y a la patria.

Fiesta de Pentecostés

Por otro lado, al referirse a la Fiesta de Pentecostés que se celebra este domingo 4 de junio, señaló que es la celebración en donde todos los cristianos tenemos la oportunidad de vivir intensamente la relación existente entre la Resurrección de Cristo, su Ascensión y la venida del Espíritu Santo.

“En Pentecostés que es la Fiesta del Espíritu Santo, renovamos nuestras fuerzas que Dios no ha dado para poder entender el mensaje que Cristo nos trajo, y que a su vez es el camino que nos llevará a la auténtica felicidad”, añadió.

Señaló que en esta fiesta ese mismo Espíritu se nos regala a la Iglesia, y de esa manera la Iglesia es humana porque está compuesta por todos los hombres y es divina porque Dios es el que la dirige por la fuerza del Espíritu Santo.

Los dones del Espíritu Santo

Se refiri ó también a los 7 dones del Espíritu Santo: sabiduría, entendimiento, consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor de Dios, señalando que de todos ellos el don del consejo es el que hoy en día debemos buscar todos nosotros porque nos mueve a ayudar al otro y a aclararle el camino hacia Dios.

Explicó que el don de la fortaleza nos permite ir educándonos en esa necesidad de renunciar a unas cosas y de sentir que tenemos que recibir otras mejores. Esta fortaleza que nos viene de Dios es para perseverar en aquellas exigencias propias de la fe.

“Mientras que el don de la piedad es la búsqueda constante de Dios, que nos ayuda a no ser autosuficientes, y a saber que necesitamos de Dios para no equivocarnos en este mundo”, agregó.
Al concluir comentó que el Papa Benedicto XVI ha convocado a todos los movimientos de la Iglesia del mundo, para de esta manera reafirmar que la Iglesia se alimenta en la Eucaristía, se fortalece en la oración y expresa ese mensaje de Cristo, como en Pentecostés, en la diversidad de lenguas que hoy en día existen en el mundo.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]