Lima, 29 de junio de 2006

 
   
 

Monseñor Passigato: “Por medio de la fe y la caridad se alcanza la verdadera felicidad”

“No se puede negar que la cultura moderna tan satisfecha con el logro de conocimientos nuevos científicos y técnicos, cosecha un gran fracaso en cuanto a lo filosófico, moral y religioso”, con estas significativas palabras el Nuncio Apostólico en nuestro país, Mons. Rino Passigato, puso hincapié en la necesidad de la verdad para garantizar una convivencia pacífica en la humanidad.

En su calidad de representante de Su Santidad Benedicto XVI en el Perú, el Nuncio Apostólico, fue el encargado de dar la Homilía en la Solemnidad de San Pedro y San Pablo, y también Día del Papa en la Basílica Catedral de Lima.

En su homilía, Monseñor Passigato también destacó las múltiples virtudes de actual Papa Benedicto XVI y de su pontificado, sobre todo su interés en que el hombre recupere el amor por la verdad.

“Es digno de ser notado su dominio y claridad de exposición en cuestiones complicadas para exponerlas con sencillez; rasgo delicado y discreto del hombre donde puja la fuerza de un pensar muy alto, expresado con la simplicidad del comunicador”, resaltó Monseñor Passigato refiriéndose al Papa actual.

A esta celebración eucarística, se dieron cita diversas autoridades eclesiásticas y políticas, hermandades religiosas y fieles en general, quienes llenaron la Basílica de la Catedral de Lima, creando un ambiente de fiesta y recogimiento.

Antes de finalizar la ceremonia, el Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne, quien presidió la celebración de la Santa Misa, pidió un aplauso del público para Monseñor Rino Passigato quien este jueves 29 de junio cumplió 38 años desde que fuera ordenado sacerdote un 29 de junio de 1968.

EXISTE LA VERDAD Y LA VERDAD ES ALCANZABLE

Para Benedicto XVI, expresó Mons. Passigato, cada ser humano busca la felicidad, lo que constituye su fin último, y sólo es alcanzada “por un camino infalible de dos rieles: el de la verdad y el del amor o caridad”.

Lamentablemente, continúo el Nuncio, “en la cultura moderna, tan satisfecha con el logro de conocimientos nuevos, científicos y técnicos, la verdad parece no existir. (..). Si cada uno tiene su verdad, cada uno tendrá su moral, y el uso de la fuerza justificará cualquier aberración”.

Por ello, no se debe olvidar que “la fe es razonable y es la que da respuesta amplia a interrogantes fundamentales de la inteligencia humana, como el sentido de la vida y el más allá, temas que quedarían a oscuras a las solas posibilidades de la razón”, afirmó Mons. Passigato.

Asimismo, el Nuncio Apostólico expresó que fe y la caridad no pueden separarse, porque la santidad de Dios es poder de amor y la gracia del Espíritu Santo, se manifiesta en la fe y actúa por medio de la caridad.

“Por medio de la Palabra de Dios, los Sacramentos, la oración y la catequesis se puede alimentar la fe y la caridad sobrenatural de las fuentes de la vida cristiana para que la sal no pierda su sabor, ni que la luz deje de llegar a los más alejados”, finalizó Mons. Passigato.

 

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]