Lima, 19 de marzo de 2006

 
   
 

Cardenal Juan Luis Cipriani lamenta que nadie quiera un debate electoral

El Cardenal Juan Luis Cipriani nuevamente reiteró su pedido hecho este sábado en el programa “Diálogo de Fe” para que los candidatos debatan sus propuestas y las den a conocer a la ciudadanía y se quejó que nadie quiera un debate electoral en estos momentos.

En el tercer domingo de Cuaresma, el Prelado pidió que la ley natural contenida en los diez mandamientos se cumpla y mostró su pesar porque en la campaña política actual se busque lograr resultados a como de lugar sin que se diga la verdad.

“Honestamente, me da pena ver cómo en una campaña política se despierta el odio, la lucha de clases, se divide al país, se engaña a la gente, se estudia cómo lograr resultados basados en palabras y luego viene la frustración”, expresó el Cardenal Juan Luis Cipriani.

El Purpurado se mostró preocupado porque los candidatos no hablan de temas de real trascendencia para la sociedad peruana: “esa crisis de empleo, que es una crisis moral. Me gustaría escuchar más este tema en ese debate que nadie quiere. No escucho una palabra de moralidad sobre la familia, los hijos, el respeto, la educación, la vida, el principio de subsidiariedad, la solidaridad del empresariado”.

El Cardenal, manifiesto que si bien “es verdad que hay mucho dinero en pocos”, también es cierto que es necesario el diálogo pero sin inventar “un idioma para dormir la conciencia”.

Desde ese punto de vista, instó a los candidatos a llamar las cosas por su nombre: no digamos aborto terapéutico, sino “muerte y asesinato del débil”; No digamos corrupción al “robo”; no digamos “educación sexual” al “no fornicar”; no digamos “transparencia” al “no mentir”.

“Si no se habla con claridad –añade-, como Pastor de la Iglesia y al margen de las críticas que puedan hacer, espero que los medios de comunicación entiendan que hay un deber de recordar la enseñanza de la Iglesia, y más cuando hay dificultades, no coyunturas políticas”.


Los que voten el 9 de abril deberían hacerlo con la reflexión de una conciencia que busca lo mejor para la persona humana, para los hijos, lo mejor para el Perú, “A esto la Iglesia lo llama el bien común”, señaló.

LA LEY NATURAL Y LOS MANDAMIENTOS DE LA LEY DE DIOS

En el tercer domingo del tiempo de Cuaresma, el Cardenal Cipriani instó a los fieles a despertar a “ley natural que está en nuestros corazones”. Eso es un requisito fundamental dado que si queremos que el país cambie, es necesario que cada uno mismo lo haga en su interior: “la primera ley que hay que cumplir es la de los Diez Mandamientos de la Ley de Dios.

De esa manera, “debemos ‘lavar’ bien el alma, descargar la conciencia de tantos pecados y, entonces, surgirá una fuerza espiritual que nadie podrá quitárnosla”, culminó.

 

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]