Lima, 7 de mayo de 2006

 
   
 

El buen Pastor tiene que hablar, guiar y orientar sin miedo

El Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne señaló en su homilía con ocasión de la Jornada Mundial de Oración por las vocaciones sacerdotales y religiosas que ahora más que nunca el Buen Pastor tiene que hablar, guiar y orientar sin miedo, aunque se vaya contra la corriente pues el único compromiso del sacerdote es con la verdad.

“La única entrada legítima de los sacerdotes en la Iglesia es la contemplación permanente del Buen Pastor: Cristo en la cruz, además de sacar todas las consecuencias que ello conlleva en la vida del sacerdote.”, aseveró el Arzobispo de Lima al iniciar su homilía dominical.

El Cardenal hizo hincapié en la misión del Buen Pastor. “Es urgente que los pastores den ejemplo de estar dispuestos a dar sus vidas para que los demás vean el amor a Cristo, al prójimo y a la Iglesia. (..) Al Buen Pastor, sólo le interesa salvar a las almas y recordarles que son hijos de Dios. Al Buen Pastor se le pide que no sea mudo, cobarde, que no busque elogios; el Buen Pastor no teme a los ‘lobos’ modernos: el ‘qué dirán’, la blasfemia, lo que la mayoría acepta”.

“El Buen Pastor habla, guía, corrige, defiende. Las Sagradas Escrituras nos hablan que el Pastor que trabaja por el dinero, la imagen, el poder, cuando viene el ‘lobo’, huye sin importarle las ovejas; en cambio el Buen Pastor da su vida. El Buen Pastor no actúa en su nombre, sino en el de Jesús”.

“Si me preguntan qué se pide del Buen Pastor respondo que debe ser ejemplo y que cuando sea necesario corregir, levante la voz. Mucho daño se hace a la Iglesia con el silencio de los pastores”, insistió el Cardenal Juan Luis Cipriani al tiempo que pedía a los fieles congregados en la Basílica Catedral que recen por las vocaciones sacerdotales.

“Esos tiempos modernos constantemente circulan alrededor de la Iglesia queriendo decir que la Iglesia se actualice, que el sacerdocio debe cambiar. No pueden pues es un mandato de Dios, seríamos traidores. Es en esta época, más que nunca, cuando el Buen Pastor tiene que hablar, guiar y orientar sin miedo. Si va contra la corriente de opinión, él busca el único compromiso: con la verdad”.

También dijo que quien aspira a seguir a Cristo no debe preocuparse por la opinión de los demás animando a “amar a la Iglesia, escuchar su voz, seguirla y, luego, actuar en la vida diaria”.

Finalmente, el Cardenal Juan Luis Cipriani pidió a la Virgen María que ayude a incrementar las vocaciones al sacerdocio y a la vida religiosa para la Iglesia en Lima, en el Perú y en el mundo entero.

 

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]