Lima, 7 de mayo de 2006

 
   
 

La Iglesia ante el Código da Vinci

Habiéndose suscitado opiniones controvertidas sobre el libro de Dan Brown “El Código da Vinci” y la reciente aparición de una versión cinematográfica, la Conferencia Episcopal Peruana, de acuerdo con su misión orientadora, desea emitir la siguiente reflexión para los católicos, cristianos, musulmanes y judíos, así como para los intelectuales no creyentes que se sienten ofendidos por los numerosos errores históricos y artístico-culturales, creados con la única finalidad de originar grandes ingresos lucrativos.

La Novela “El Código Da Vinci” presenta grandes falsedades, entre las que enumeramos sólo algunas, que respondemos a continuación:

1. Jesús no es Dios. Fue el Emperador Constantino quien lo deificó en el Concilio de Nicea (año 325).

Mucho antes de la celebración del Concilio de Nicea, la Comunidad Cristiana de los primeros tiempos se basaba en el testimonio de los cuatro evangelistas, los hechos de los Apóstoles y las cartas de Pablo, Pedro, Santiago, Judas y Juan revelando inequívocamente que Jesús era verdaderamente el Hijo de Dios.

2. Jesús se casó con María Magdalena y tuvo varios hijos. Su descendencia es el verdadero Santo Grial (sangre de rey =sang real= Santo Grial).

La novela “El Código Da Vinci” es una obra de ficción en la que todos los personajes de la Iglesia son retratados de manera tendenciosa y odiosa.

3. Cristo confió la Iglesia a María Magdalena. Los apóstoles confabularon contra ella y tuvo que escapar a Francia. Desde entonces el “Priorato de Sión” protege a los descendientes de Cristo y transmite sus secretos en códigos ocultos. Entre ellos se encuentra la última cena de Leonardo Da Vinci donde la figura, junto a Cristo, no es la de Juan sino la de María Magdalena.

La novela desvirtúa la obra de Jesucristo y la Iglesia; ofende a los católicos bien formados y practicantes; siembra dudas sobre Cristo y la propia Iglesia; suscita la curiosidad y la duda sobre los misterios más sagrados de nuestra fe.

4. La Iglesia se basa sobre una gran mentira: Cristo era un hombre normal y corriente. Para ocultar la verdad, la Iglesia ha destruido documentos, ha asesinado a millones de brujas y herejes, ha manipulado las Escrituras...

Todo esto es parte de una novela basada en intenciones tendenciosas de atacar al cristianismo y lograr grandes ganancias económicas con la venta de novelas y filmación de películas, que es lo que en el fondo les interesa, como tantas otras novelas anteriores que han aparecido en el pasado.

¿Qué debemos hacer como católicos?

1. Revalorizar la figura de Jesucristo y de la Iglesia. Cristo, resucitado de entre los muertos, es la razón suprema de nuestra fe y es, a su vez, causa de nuestra propia resurrección.

2. Debemos intensificar nuestra catequesis sobre nuestra fe, la verdadera historia de Jesús de Nazareth y la profundidad del misterio pascual.

3. Frente a los embates que pueden provenir de la cinta cinematográfica sobre el “Código Da Vinci” debemos fortalecer nuestra fe en Cristo, Único Salvador y Redentor del Mundo y nuestras convicciones en la Iglesia Católica que fundó Jesús, el Cristo y que lleva dos mil años de vigencia espiritual ininterrumpida.

4. La Conferencia Episcopal sitúa este filme como un ataque sistemático a la Iglesia Católica que incluye una serie de mentiras y distorsiones sobre la figura de Cristo y su Iglesia. Asimismo, invita a los católicos a un juicio crítico en orden a preservar la verdad histórica y evangélica que está siendo tan maltratada.

Lima, 5 de Mayo de 2006.

+ Héctor Miguel Cabrejos Vidarte OFM.
Arzobispo Metropolitano de Trujillo
Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana

+ Juan José Larrañeta Olleta O. P.
Obispo Vicario Apostólico de Puerto Maldonado
Secretario General de la Conferencia Episcopal

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]