Lima, 7 de mayo de 2006

 
   
 

La Iglesia ante el "evangelio de Judas"

La Conferencia Episcopal Peruana considera oportuno y necesario manifestar lo que sigue, respecto al mencionado “Evangelio de Judas”, presentado a publicidad, justamente cuando la fecha de la Semana Santa y la Fiesta Pascual de Nuestra Iglesia Católica, enfocaban para la Iglesia Universal el sacrificio salvador de Jesús, el Cristo.

1. No, no es una casualidad. El objetivo es desvirtuar la fe y la sensibilidad de los creyentes, especialmente de los más sencillos. Poner en duda su creencia fundamental: La encarnación y la divinidad de Jesús.

2. La pregunta que hay que formular es la siguiente: ¿Este evangelio apócrifo daña la verdad contenida en los evangelios canónicos de Mateo, Marcos, Lucas y Juan?

3. La respuesta es No, por las siguientes razones:

3.1. No se puede demostrar científicamente que el llamado “Evangelio de Judas” haya sido escrito en la época apostólica, ni mucho menos que haya sido escrito por el mismo Judas Iscariote.

3.2. El “evangelio de Judas” se remonta a un escrito de finales del siglo II. En adelante D.C.

3.3. Sin duda, es un escrito posterior a los Evangelios Canónicos, escritos entre los años 50 y 60 D. C. y sobre todo es un escrito posterior a la predicación apostólica oral.

3.4. Quiere decir, que el “Evangelio de Judas” aparece cuando los cristianos ya poseen una doctrina evangélica propia y ya desde esa época era rechazado como contrario a la sana doctrina, por el testimonio de San Ireneo (125-200 d. C, aproximadamente), quien luchó contra la doctrina gnóstica, que es la que se refleja en el “evangelio de Judas” y que fue precisamente una de las doctrinas contra las cuales luchó el cristianismo de los primeros siglos y que hoy se trata de revivir fuera de un contexto histórico.

3.5. Los gnósticos atribuyen a Dios el mal en el mundo y afirman que creó el mundo de un modo desordenado, y por eso son partidarios de la rehabilitación de figuras del Antiguo Testamento como Caín, que mató a su hermano Abel, y Esaú, el hermano mayor de Jacob, que vendió sus derechos de primogenitura por un plato de lentejas. Judas encaja perfectamente en la visión gnóstica que muestra que Dios quiere el mal en el mundo.

3.6. La corriente gnóstica también desprecia la naturaleza corpórea del hombre, su cuerpo; de ahí que es necesario superar lo corporal mediante el conocimiento espiritual.

3.7. Esta doctrina gnóstica encaja en el “evangelio de Judas”, porque según el mencionado evangelio, Jesús pide a Judas que lo ayude a liberarse de su cuerpo diciendo: “sacrificarás el hombre que se viste”. Según los gnósticos Jesús se vistió de hombre, es decir sólo tuvo apariencia del hombre. Luego, el cuerpo es una prisión de la que hay que liberarse.

3.8 El texto del “evangelio de Judas” es un atentado auténtico contra la verdadera humanidad de Cristo. Ven a Cristo como un Dios disfrazado de hombre y que es prisionero de ese disfraz. La Verdad revelada nos asegura que Jesucristo es verdadero Dios y verdadero Hombre. El no se disfrazó de hombre, sino que se hizo hombre, se encarnó.

3.9 Aceptar como verdad lo que está contenido en el evangelio de Judas significaría admitir que Dios infinitamente bueno es malo, es decir, que Dios utiliza a los hombres para que ellos hagan cosas malas.

3.10 Una cosa es que Dios no vaya contra la libertad del hombre y permita que el hombre utilice mal su libertad para el pecado y, otra cosa es que los utilice para el mal, como es el pedido a Judas, en este evangelio apócrifo.

4. No debemos perder de vista que:

4.1 Las verdades del cristianismo no nacen en los escritos evangélicos, sino mas bien que los escritos evangélicos se fundan en la enseñanza apostólica, que ya existía mucho antes en forma de tradición oral viva y, esa Tradición oral parte del mismo Jesucristo.

4.2 Los escritos Bíblicos, inspirados por Dios, ven la necesidad de poner por escrito la verdad revelada, una verdad que podía desvirtuarse debido a falsas interpretaciones y herejías, como aquella del gnosticismo.

5. Finalmente, el “evangelio de Judas” ¿supone un desafío de la Fe de la Iglesia Católica? ¿Sucumbirán los cimientos del cristianismo como sugieren algunos medio de prensa?. Ciertamente que no. El “evangelio de Judas es un texto gnóstico que tiene valor histórico si es verdadero, pero no sugiere ningún desafío para el cristianismo; y la Iglesia no ha tratado de encubrir este texto ni otros como dicen Dan Brown, autor del Código Da
Vinci y otros autores que apoyan la teoría de la conspiración. (todas estas obras tienen como objetivo, desvirtuar y hacer negocio).

6. La Iglesia no ha ocultado la existencia de los gnósticos ni sus escritos pero si los ha combatido por sus grandes errores doctrinales.

7. Jesús prometió el Espíritu Santo y su presencia hasta el fin de los tiempos y también dijo que las puertas del mal, del infierno, no prevalecerán contra la Iglesia (Mt. 16,18).

Oficina de Pastoral Arzobispado de Lima.

Lima, 5 de Mayo de 2006.



   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]