Lima, 14 de mayo de 2006

 
   
 

Lima rindió homenaje a Nuestra Señora de la Evangelización, Patrona de la ciudad

La Iglesia de Lima, encabezada por el Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne, Arzobispo de Lima y Primado del Perú, rindió homenaje a Nuestra Señora de la Evangelización, patrona de la ciudad capital, al conmemorarse este domingo 14 de mayo el día de su festividad y también el Día de la Madre.

En la celebración del Día de la Madre, el Cardenal Juan Luis Cipriani, manifestó que todos nosotros seguimos siendo frutos de las entrañas y de las almas de nuestras madres. Muchas de nuestras virtudes, y capacidades brotaron de amor de ellas hacia nosotros.

“La mujer es la fuente de ese amor a los demás, todos hemos sido fruto del esfuerzo, del trabajo, del sacrifico y del dolor con que esa mujer madre nos trajo al mundo”, agregó.

Señaló que Dios le concedió a la mujer algo muy grande, la custodia de la vida, es así que en esta ocasión celebramos también el día del amor hermoso y de la vida. “Agradezcamos infinitamente a nuestras madres por habernos concebido y por habernos dado también la alimentación, la educación, el cariño y tantas cosas de nuestra forma de ser, que son una proyección de cada una de ellas”.

Pidió también a las mujeres ser fuertes para defender esa intimidad de su ser femenino, y evitar que la cultura de hoy iguale géneros. “Rescata tu feminidad con orgullo, porque el mundo sin la mujer no existe, se corta la continuidad de la vida y del amor”.

“Por eso la Iglesia aparte de agradecerle, también reza con tanto cariño por la mujer y por la madre de familia para protegerlas de leyes inicuas, de planteamientos totalmente contrarios a su dignidad, a su respeto y a su grandeza”, añadió.

Exhortó a la sociedad entera, ante el machismo existente, a hacer una verdadera campaña en defensa de la dignidad más profunda de la mujer, quien es la que trae al mundo el amor hermoso, la que cuida y defiende la vida humana, y es el sostén de la familia y el matrimonio.

No dejemos que ataquen nuestra fe con ‘El Código Da Vinci’

Por otro lado, al referirse al próximo estreno de la película El Código da Vinci, el Cardenal Juan Luis Cipriani, indicó que el Arzobispado de Lima ha hecho una nota doctrinal que en resumen invita a los católicos a no asistir a una película que ataca a nuestra madre la Iglesia y a Dios Hombre Jesucristo de manera grosera.

“No demos de ganar al que me ataca asistiendo y pagando por una entrada para ver esta película. No demos escándalo a otros, defendamos a Nuestra Madre y a nuestro amor Jesucristo. Por eso, los exhorto a abstenerse de darle de ganar a quien de una manera hipócrita ataca nuestra fe”, añadió.

Historia de Nuestra Señora de la Evangelización

Como se recuerda, en su primera visita a nuestro país en 1985, el Santo Padre Juan Pablo II consagró el Perú a la Santísima Virgen María. Tres años más tarde, el 14 de mayo de 1988 (hace ya 18 años), en su segunda visita apostólica, el Sumo Pontífice la distinguió con la condecoración de La Rosa de Oro y la declaró patrona de la Arquidiócesis con el título de Nuestra Señora de la Evangelización.

La imagen de Nuestra Señora de la Evangelización, que se encuentra en uno de los altares de la Básica Catedral de Lima, corresponde iconográficamente a una advocación de la Virgen del Rosario, mal llamada antiguamente Virgen de la Asunción. Llegó al Perú donada a la Catedral por el emperador Carlos V, poco tiempo después de fundada la ciudad de Lima. Su autor es el escultor flamenco Roque de Balduque, que la hizo hacia 1551 por encargo de la hija de Francisco Pizarro para el retablo funerario de su padre en la Catedral de Lima.

Al parecer, en años de gustos neoclásicos, fue pintada íntegramente de color gris para integrarse al retablo mayor. Pero gracias a una minuciosa restauración recuperó toda su belleza original del siglo XVI, de finos encarnados, estofados y esgrafiados, en la famosa técnica denominada de primavera.

Estuvo por muchos años en la Altar Mayor de la Catedral y presidió los célebres Concilios y Sínodos Limenses convocados por Santo Toribio de Mogrovejo y los actos más importantes de la vida del país. Ante ella oraron nuestros santos como Santa Rosa y San Martín de Porres y se cantó, el 28 de julio de 1821, el Te Deum de la Independencia, con la presencia del General Don José de San Martín.

 

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]