Lima, 22 de mayo de 2006

 
   
 

“Si no te haz encontrado todavía con el amor de Jesucristo no sabes todavía lo que es el amor”

Durante su visita pastoral a la Parroquia San Francisco de Paula, Rímac, el Arzobispo de Lima, Cardenal Juan Luis Cipriani, señaló que “el amor es la razón de ser de nuestra vida, el motivo de la Eucaristía, es lo que mantiene viva la familia, es lo que une a un país, es lo que resuelve los problemas de injusticia, y el motivo por el cual Dios nos perdona.

El Pastor de Lima, manifestó que nuestra vida sin amor no vale nada y ese amor viene de Dios. Él amó al mundo, a cada uno de nosotros que nos envió a su hijo para que muriendo en la Cruz nos rescatara del pecado; por eso, la definición del amor es la entrega que Dios hace de su Hijo por el Espíritu Santo.

“Ese amor, la venida de Cristo, se encuentra contigo, es así que todos debemos salir al encuentro de ese amor que lo busca Cristo. En ese encuentro libre de tu vida, pensamiento, trabajo y oración con el Señor surge algo nuevo”, añadió.

Señaló también que si no hay un encuentro con Cristo no se puede hablar de amor. El Papa Benedicto XVI ha manifestado que el amor no solo es un mandamiento, sino nuestra respuesta a este don con el cual viene Dios a buscarte.

Indicó que la puerta de entrada del amor es a través del dolor, la cruz es la señal de que nos hemos encontrado con el amor. Si una cara de ese amor es la alegría, la otra será el dolor.

“Sacrifica tu carácter, tu manera de pensar y tu comodidad, sacrifica un poco de lo tuyo y verás como el amor y dolor se juntan constantemente. Este es el secreto de la revelación”, agregó.

Dios es amor

Manifestó también que en la actualidad el amor tiene un problema muy grande, porque es una palabra que se usa y se abusa mucho. La palabra amor que se menciona en las películas o en la televisión muchas veces son palabras huecas, por eso el amor no dura porque no es verdadero.

“El amor que nos viene de Dios, se experimenta y se vive en un encuentro entre el amor de Dios Cristo y mi libre voluntad, que se une a la de Él cada día y me permite dar amor a mis seres queridos y enemigos.”

Señaló también que no deberíamos pensar que el amor son puros sentimientos, por que estos van, vienen, y desaparecen. Por eso, el Papa Benedicto XVI manifiesta que puede ser que los sentimientos sean una chispa, que da inicio pero ésta tiene que purificarse y madurar”, añadió.

“El amor madura cuando va abarcando su inteligencia, su voluntad, sus sentimientos; es decir, cuando toda la persona, pensamientos y decisiones, se compromete y surge ese proceso que nunca termina sino que es un proyecto de cada día”, añadió.

Al concluir comentó que la Iglesia en boca del Santo Padre, a través de su encíclica “Dios es Amor”, nos quiere recordar, que si no te haz encontrado todavía con el amor de Jesucristo no sabes todavía lo que es el amor”.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]