Lima, 10 de octubre de 2006

 
   
 

La inteligencia del ser humano está clamando por ser convocada a conversar

El cardenal Juan Luis Cipriani, visitó el jueves 05 y viernes 06 de octubre los lugares de España más relevantes en la biografía de Santo Toribio de Mogrovejo, su antecesor. Durante su estancia en León comentó, en relación con el discurso que pronunció Benedicto XVI en la universidad alemana de Ratisbona, que «hay que atreverse a dialogar con la razón y no con la violencia».

Monseñor Cipriani manifestó que la discusión suscitada a raíz del discurso pronunciado por el Papa en Alemania «sólo puede ser el resultado de que el mundo actual, sin querer, busca la polémica». Sobre este tema aclaró que «el Papa, con su enorme honradez intelectual, porque lo conozco bien, con su enorme capacidad intelectual, porque conoce muy bien la historia, simplemente ha hecho un ofrecimiento, que puede ser una enorme revolución al mundo intelectual. Ha desafiado al mundo intelectual para decir: señores, atrévanse a dialogar con la razón y no con la violencia. Tal vez logremos recuperar la fuerza de la racionalidad y veamos como la fe y la razón son muy amigos».

Concluyó su explicación de lo que el Papa quiso transmitir con sus palabras en el recinto universitario alemán, afirmando que «la inteligencia del ser humano está clamando por ser convocada a conversar, para que entendamos cómo el aporte de la fe ilumina, no oscurece, el diálogo. Y esto es lo que el Papa quiere: dialogar».

Alegría y satisfacción

El obispo de León, Julián López, expresó la alegría y satisfacción por contar en la Diócesis de León «con un digno sucesor de Santo Toribio. Honra la memoria del santo y a esta iglesia diocesana».

El purpurado americano ha visitado los lugares de la biografía del santo. El jueves 05 estuvo en Mayorga de Campos (Valladolid) y el viernes 06 presidió la eucaristía en Villaquejida, donde el Ayuntamiento de la localidad le rindió un homenaje y le nombró Hijo Adoptivo del pueblo.

Monseñor Cipriani recordó que «Santo Toribio hizo por nosotros, en toda América, una tarea maravillosa». El trabajo se concretó en acercar la fe, organizar la iglesia y la evangelización, al tiempo que dejó una huella de un hombre magnánimo. El responsable eclesiástico definió al santo como «un hombre con temple». Por todo ello para él era necesario conocer la tierra en la que Santo Toribio de Mogrovejo vivió de niño para palpar el ambiente y darle las gracias.

En América están muy agradecidos con España, la «Madre Patria», como ellos la denominan, que les llevó la fe.

En cuanto a la reflexión que le provoca el mundo en el que vivimos, monseñor Juan Luis Cipriani aseveró que «padece sordera y un exceso de autosuficiencia que lleva a este ambiente tristón, un poquito gris, en donde vemos que la familia es maltratada y que le falta esa educación básica de la fe; en general diría que el mundo se encuentra en estas tribulaciones».

Extraído de www.diariodeleon.es publicado el martes 10 de octubre del 2006.


   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]