Lima, 20 de abril de 2007

 
   
 

Mensaje del cardenal Cipriani a diez años del Rescate de los Rehenes en la residencia del Embajador Japonés

En esta ocasión, recordando diez años, -en primer lugar- quisiera enviar un saludo especialmente generoso a esos bravos peruanos, que supieron afrontar largos meses en secuestro y captura en una Embajada y supieron llevar con entereza, con hombría, y al mismo tiempo, muy cercanos a sus familiares recordando siempre a sus esposas y sus hijos.

Fueron días de intensa experiencia de lo que es la unidad por amor a la familia, por amor a la patria. También quiero de una manera muy clara recordar a todo el país que la violencia no es camino de la verdad.

Todos deseamos la paz, pero la paz no se puede lograr de cualquier manera. Es evidente que hay reclamos y dificultades, pero la violencia no es un camino para lograr ningún objetivo en la vida.

Por eso, quiero de manera muy personal enviarles una bendición a todos los que participaron en estas circunstancias para que el Señor los guíe y los ayude. En especial, recordar a todos los caídos en esta ocasión. La Bendición de Dios todopoderoso Padre, Hijo y Espíritu Santo, los mantenga siempre unidos por la paz de nuestra patria.


Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne

Arzobispo de Lima

 

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]