Lima, 13 de diciembre de 2007

 
   
 

“El centro de nuestras vidas es la misa”

El miércoles 12 de diciembre, Solemnidad de la Virgen de Guadalupe y al conmemorarse el 476º aniversario de sus apariciones al indígena Juan Diego, el Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne celebró una Misa en la Parroquia Nuestra Señora de Guadalupe, del distrito de La Victoria.

“Lo más grande que tiene la Iglesia Católica es la misa. ¡El centro de nuestras vidas es la misa!. ¡El centro de la Parroquia es la misa!. ¡El centro de la familia es la misa!”, con estas palabras el Cardenal Cipriani animó a los cientos de fieles a participar activamente en cada celebración eucarística. 

“Vive la Santa Misa poniendo tu trabajo, estudio, esfuerzo, salud, el arrepentimiento por tus pecados, tus ilusiones. ¡participa!”, exhortó.

“Ese Cristo que nos ha hablado, nos ha ofrecido su vida y ahora nos entrega su cuerpo. Él nos ayuda a salir de la Iglesia renovado, fuerte y alegre”, añadió el Pastor de Lima.

Al finalizar su homilía, señaló que el amor que nos tiene la Virgen es infinito y por ello hay que quererla y dejar que Ella nos quiera y pedirle que entre a nuestros hogares y a nuestros corazones. 

Cabe señalar que la devoción a la Virgen de Guadalupe está muy arraigada en América Latina, a tal punto que la Basílica de Guadalupe en ciudad de México D.F. es el santuario más visitado de la cristiandad y del mundo entero. Allí llegan entre 18 y 20 millones de peregrinos cada año.

El 12 de diciembre de 1531 en el Valle de México fue la última de las apariciones de la Virgen de Guadalupe a su mensajero, san Juan Diego, indicándole que le llevara una rosas en su ayate (tilma con la que vestían los indígenas) al primer obispo de México, fray Juan de Zumárraga, puesto que ella quería que le fuera construida una casa de oración en las faldas del cerro del Tepeyac. 

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]