Lima, 31 de diciembre de 2007

 
   
 

“La Familia es la esperanza de la sociedad y el mundo”

En la Fiesta de la Sagrada Familia, el Cardenal Juan Luis Cipriani defendió a la institución familiar, señalando que nos encontramos en una época en que se aprueban leyes que hacen más difícil la vida en familia, a la que definió como “un lugar de encuentro entre un hombre y una mujer donde llega la vida y reina el amor”.

En su homilía dominical del 30 de diciembre, el Pastor de Lima señaló que aunque la definición de familia puede ser una idea bonita, y su aplicación no sea tan fácil en el mundo, pidió que cesen la campañas contra la familia, pues no hacen bien a nadie en la sociedad ya que es el primer lugar de humanización para las criaturas que vienen al mundo.

El Arzobispo de Lima hizo una seria invocación a las empresas y al Estado para que pongan una especial atención en la Institución familiar, especialmente ofreciendo un acceso digno a la familia a los servicios de salud y educación. “Es mucho más importante este esfuerzo que los gastos militares”, añadió. 

“No hay nadie que reemplace a la familia en la tarea esencial de humanización del hombre. (..) Nadie puede reemplazar a los papás en la tarea de amar. Una vida humana vale más que todo el mundo material junto (..) Cuando no se brinda amor en los hogares, surgen problemas dolorosos entre los niños y jóvenes que acaban en la droga, en la violencia del pandillaje y en la locura”, expresó el Pastor de Lima.

También señaló que la familia es la mejor escuela para forjar la dimensión religiosa del hombre; para aprender a dialogar y a tener paciencia así como el lugar donde se encuentra la primera dimensión de autoridad, en nuestros padres. “Además es una escuela de perdón”, expresó.

“La Iglesia no se cansa de repetir lo esencial que es la familia para una sociedad, para la paz, para el desarrollo y hasta para los negocios (..) La familia es un elemento maravilloso para la globalización”, dijo el Cardenal Cipriani.

Finalmente, pidió a los responsables de los medios de comunicación a que ayuden a promover la belleza del amor de los padres a los hijos y a que resalten la belleza del amor hermoso, sin considerar a la mujer como un objeto.

¡Que Dios bendiga a la familia peruana!, dijo el Pastor de Lima antes de concluir su homilía dominical en la que estuvo acompañado del Arzobispo del Principado de Mónaco, Monseñor Bernard Barsi.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]