Lima, 18 de enero de 2007

 
   
 

Sólo con virtudes y ética lograremos que Lima sea segura y abierta al futuro

Con ocasión del 472 Aniversario de la fundación de Lima, que se celebra este jueves 18 de enero, el Obispo Auxiliar de Lima, Monseñor Adriano Tomasi Travaglia, celebró la Santa Misa y Te Deum en la Basílica Catedral.

Al acto asistieron el alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio, los regidores de la comuna limeña e importantes autoridades políticas, policiales y militares.

Antes de iniciar su homilía, Monseñor Adriano Tomasi, leyó el saludo que con ocasión de esta fecha ha enviado, desde Roma, el Arzobispo de Lima, Cardenal Juan Luis Cipriani, en el cual dirige una especial bendición a todos. “Me uno a las celebraciones, especialmente con mis oraciones, y saludo especialmente al Señor Alcalde y sus regidores”.

Por su parte, el Obispo Auxiliar de Lima, invitó a todos a no tener temor de escuchar las bienaventuranzas del Señor, y hacer el propósito de convertirlas en la inspiración de nuestra vida personal, de nuestra vida pública, y de nuestra acción, seguros que sólo con las virtudes, con la ética, el compromiso personal y comunitario, la coherencia entre la palabra y la vida, lograremos que nuestra ciudad sea una ciudad moderna y abierta al futuro, en la cual la vida y la convivencia sea grata, serena y familiar.

Reconoció los esfuerzos permanentes, loables y exitosos que realizan las autoridades, contando también con la colaboración y el apoyo de muchas instituciones y ciudadanos para dotar a Lima, de las vías de comunicación necesarias, de centros de educación, de trabajo y salud.

“Dotarla también de expresiones y puntos de encuentro culturales, artísticos y de esparcimiento, que ofrecen respiro y belleza a una ciudad que se ha extendido tanto, pero que se busca hacer cada día más vivible y a la medida de sus ciudadanos”, agregó.

Manifestó que existen hoy múltiples señales que preocupan porque revelan las necesidad de construir la ciudad, en valores y cultura, en el respeto ciudadano, y en la formación de las nuevas generaciones.

“Todos manifestamos a diario la inseguridad de las calles de la ciudad, y la falta de las más elementales normas de convivencia, el desprecio de la vida, la ruptura de las familias y otros problemas”, afirmó.

Señaló que es impostergable que todos nosotros, según su propia responsabilidad, asumamos la tarea de eliminar las causas de esta enfermedad cultural, moral y espiritual que afecta a nuestra ciudad, y si nos unimos lo podemos hacer porque el bien siempre vence al mal.

“Retornemos a la ley del Señor y al Evangelio”

Monseñor Tomasi indicó que al compartir todos la fe cristiana debemos retornar a la ley del Señor, y al Evangelio, y enseñarlo a los jóvenes como norma de vida, dándoles a ellos ideales y esperanzas, enseñándoles la belleza de vivir, en una ciudad sana y con seguridad, que permita a todos los ciudadanos gozar de una convivencia serena y fraternal.

“Que esta celebración por 472 aniversario de la fundación de Lima, sea motivo de memoria, agradecimiento y alegría, así como de propósito, de compromiso y esperanza para todos nosotros, feliz día de Lima”, concluyó.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]