Lima, 11 de mayo de 2007

 
   
 

Benedicto XVI canonizó a Frei Galvao

Este viernes 11 de mayo, el Papa presidió en la explana de Campo de Marte, en Sao Paulo, la Santa Misa en la que canonizó al beato Antônio de Santa Ana Galvao, O.F.M., conocido como Frei Galvao, que se convirtió en el primer santo brasileño

En la misa, oficiada en el aeródromo Campo de Marte y concelebrada por 400 obispos brasileños, el Papa precisó que a partir de hoy el nombre Antonio de Santa Ana Galvao, será incluido en la lista de santos de la Iglesia católica y autorizó que sea "devotamente honrado entre los santos".

La historia del fraile, a quien la Iglesia atribuye un primer milagro en 1990 por la curación de una niña en Sao Paulo, fue leída durante la ceremonia por el cardenal portugués José Saraiva, prefecto de la Congregación de la Causa de los Santos.

En el altar montado para la ocasión fue instalada una fotografía gigante del nuevo santo, nacido en 1739 en Guaratinguetá, municipio del estado de Sao Paulo, y fallecido en 1822.

Durante la celebración fue presentada una reliquia del santo, el primero nacido en Brasil, consistente en un pedazo de uno de sus huesos.

La canonización culmina un proceso que comenzó en 1938, aunque el trabajo más intenso fue a partir de 1991, cuando el arzobispado de Sao Paulo nombró a una monja encargada de preparar la candidatura del nuevo santo.

Frei Galvao había sido beatificado en 1998 por el Papa Juan Pablo II.

Santo Padre se encontrará con obispos

Por la tarde, después de haberse despedido de los monjes del monasterio de Sao Bento, el Santo Padre encontrará a las 16,00 con los obispos de Brasil en la Catedral da Sé de Sao Paulo y pronunciará un discurso.

A las 18,00, desde el aeropuerto de Campo de Marte, volará en helicóptero hasta Aparecida, donde se halla el Santuario más famoso de Brasil, visitado todos los años por unos ocho millones de fieles.

Los orígenes del santuario están vinculados al descubrimiento en 1717 de una imagen de la Virgen. Tres pescadores, después de varios intentos de pesca infructuosos, hallaron en sus redes una pequeña imagen de Nuestra Señora, de color oscuro, sin cabeza. Al echar nuevamente las redes hallaron la cabeza de la estatua y al tercer intento las retiraron llenas de peces. Los tres reconocieron en este evento una señal de la protección especial de la Virgen. A partir de aquel año creció en el pueblo un culto a Aquella a la que comenzaron a llamar sencillamente la "Aparecida".

Desde el helipuerto del Santuario, Benedicto XVI se trasladará al Seminario Misionero "Bom Jesús". En este lugar cenará y pasará la noche.

Vatican Information Service/ Agencias Internacionales

Lea la homilía completa del Papa Benedicto XVI aquí


   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]