Lima, 17 de mayo de 2007

 
   
 

Cardenal Cipriani concelebró misa en el cuarto día de trabajo de la V Conferencia del CELAM

El último miércoles 16 de mayo, el Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne, Arzobispo de Lima, concelebró con el Cardenal Julio Terrazas Sandoval C.SS.R., Arzobispo de Santa Cruz de la Sierra (Bolivia), la misa con la que se iniciaron los trabajos del cuarto día de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano que fue presidida por el Cardenal Jorge Mario Bergoglio SJ, Arzobispo de Buenos Aires y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina.

En el momento de la homilía, el purpurado argentino recordó a Santo Toribio de Mogrovejo, Patrono del Episcopado Latinoamericano, de quien dijo que “dedicó sus 22 años de episcopado a dialogar con su pueblo. Nunca se apartó de su pueblo, que si bien estaba segregado nunca se sintió excluido”.

Señaló también que el Espíritu Santo, que el Señor promete antes de irse, libra a la Iglesia “de la suficiencia del propio conocimiento que la lleva a la gnosis” y la envía a evangelizar.

“Cuando venga el Espíritu -agregó- nos abrirá camino. El primer camino que nos abre es hacia el misterio. Nos va llevando a esa sapiencialidad cognoscitiva que destruye toda pretensión gnóstica de la Iglesia. Para que su pueblo, su Iglesia sea una Iglesia adoradora, orante”.

Tras afirmar que es el Espíritu Santo quien “empuja a la Iglesia”, el arzobispo de Buenos Aires precisó que además “la proyecta hacia las periferias, no solo geográficas, ni las del mundo conocido, ni la cultura, sino las existenciales. El Espíritu nos conduce hacia toda periferia humana. ¡Tantas periferias que debemos evangelizar!”

“Este Espíritu -dijo el cardenal Bergoglio- es el creador de la diversidad de la Iglesia, de los carismas que se van suscitando. La va haciendo lo más diversa posible y amasa la unidad en la armonía. Esto nos promete Jesús: este Espíritu”.

El Espíritu Santo, precisó, “nos libra de la suficiencia del propio conocimiento que nos lleva a la gnosis. Espíritu que nos libra de ser una Iglesia autorreferencial”.

“Todos juntos con María, la madre del Señor, pedimos ser fortalecidos por el Espíritu. No queremos ser una Iglesia autorreferencial sino misionera, no ser gnóstica sino adoradora. Pueblo y pastores dialogamos según el Espíritu y oramos. Somos instrumento del Espíritu Santo”, dijo el Purpurado.

“Le pido al Señor Jesús que, al vernos aquí reunidos con María la madre del Señor, nos envíe el Espíritu que nos abra camino hacia el misterio y la dispersión evangelizadora. Que fomente en nosotros ese hermoso diálogo entre pueblo y pastores”, concluyó.

La Conferencia de Aparecida decide culminar con un Documento final

Por otro lado, los participantes en V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano aprobaron el pasado miércoles 16 de mayo en asamblea plenaria la decisión de redactar un “Documento final” que presentará orientaciones pastorales para la Iglesia en el continente de la esperanza como conclusión de la cumbre eclesial.

El documento será elaborado a partir de las reflexiones y propuestas que surgirán durante la asamblea que se desarrolla hasta el 31 de mayo en el Santuario de Nuestra Señora de Aparecida.

Con este motivo se ha decidido crear una Comisión de Redacción del documento, para cuya presidencia ha sido elegido el cardenal Jorge Mario Bergoglio, Arzobispo de Buenos Aires y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina.

Antes de su publicación, el texto será revisado por el Papa Benedicto XVI, con quienes los delegados del encuentro continental mantendrán una audiencia en los primeros días de junio.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]