Lima, 12 de noviembre de 2007

 
   
 

“Ceferino Namuncurá era un especialista en amar a Dios”

Con ocasión de la beatificación del joven argentino Ceferino Namuncurá, el Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne celebró una Misa de Acción de Gracias en la Basílica de María Auxiliadora, el domingo 11 de noviembre. Allí invitó a los jóvenes a seguir el ejemplo de este joven indígena argentino de la familia salesiana.

“Ceferino Namuncurá no se hizo beato de pura buena gente, sino que vivió la experiencia en su corazón y en su alma de lo que significa la amistad con Jesús y con María Auxiliadora”, indicó el Arzobispo de Lima.

Al mismo tiempo, recordó que la Iglesia en el Concilio Vaticano II señaló a la humanidad que todos estamos llamados a la santidad y al recibir cada uno el sacramento del bautismo, la Iglesia nos llama a ser santos.

“No debemos acostumbrarnos a que la santidad sea una cosa muy original. No conozco a un santo ni a un beato -ya conozco por lo menos, a tres- que sean aburridos sino que eran entretenidísimos, alegres, gente con ilusión, sabían descansar, divertirse y tener a Dios” expresó.

Refiriéndose a Ceferino Namuncurá, quien fue beatificado este domingo 11 en Argentina y que tan sólo vivió 19 años, el Pastor de Lima dijo “hoy más que nunca recordamos con alegría esta iniciativa de Dios que pasa junto a la vida de este hermano nuestro y le dice sal de esa vida cómoda y fácil, te invito a ayudar a los demás, a conocerte, te invito a la alegría de ser un discípulo. Por eso, con diecinueve años, este joven ya tenía experiencia de lo que es amar a Dios, era un especialista en amar a Dios”.

Antes de finalizar su homilía, el Arzobispo de Lima pidió al beato Ceferino Namuncurá que ilumine nuestro camino a Dios, mostrándonos a Cristo y a María Auxiliadora.

La Misa de Acción de Gracias estuvo presidida por el Cardenal Juan Luis Cipriani, quien estuvo acompañado del Nuncio Apostólico en el Perú, Monseñor Rino Passigato y de numerosos sacerdotes de la familia salesiana y de la Arquidiócesis de Lima.

Ceferino Namuncurá, -quien pertenecía a la étnia mapuche- fue proclamado beato en una multitudinaria ceremonia a la cual asistieron más de 200 mil peregrinos –entre ellos, numerosos mapuches- presidida por el Secretario de Estado, Cardenal Tarcisio Bertone en Chimpay, ciudad natal del nuevo santo salesiano.

El Papa Benedicto XVI tras el Ángelus en la Plaza de San Pedro, en Roma dio gracias al Señor por el “testimonio extraordinario” del beato Ceferino y destacó que “animado por su devoción a la Eucaristía y por su amor a Cristo, deseaba ser salesiano y sacerdote para mostrar el camino hacia el cielo a sus hermanos mapuches”.
   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]