Lima, 22 de noviembre de 2007

 
   
 

EL MATRIMONIO: UN TESORO PRECIOSO QUE HAY QUE GUARDAR

El Papa Benedicto XVI recibió el último lunes 19 a los prelados de la Conferencia Episcopal de Kenya, que acaban de realizar su visita “ad limina” y los animó a defender la institución del matrimonio y el derecho a la vida.

El Santo Padre dijo que “un tema clave de la unidad en la comunidad es la institución del matrimonio y de la vida familiar, al que los pueblos de África tienen una particular estima. (...) Este precioso tesoro debe ser guardado cueste lo que cueste. Muy a menudo, las enfermedades que atenazan algunas partes de la sociedad africana, como la promiscuidad, la poligamia y la difusión de enfermedades de transmisión sexual, pueden estar directamente relacionadas con nociones equivocadas de matrimonio y vida familiar”.

“Por esta razón -añadió-, es importante ayudar a los padres cuando enseñan a sus hijos cómo vivir una visión cristiana del matrimonio, concebido como una unión indisoluble entre un hombre y una mujer, esencialmente iguales en su humanidad y abiertos a la generación de una nueva vida”.

“Si bien esta comprensión de la vida familiar cristiana halla una resonancia profunda en África -prosiguió el Santo Padre- causa grave preocupación que la cultura secular globalizada ejerza un influjo cada vez más grande en las comunidades locales a raíz de las campañas de organizaciones que promueven el aborto”.

“Esta destrucción directa de una vida humana inocente nunca puede justificarse por muy difíciles que sean las circunstancias que puedan llevar a tomar en consideración dar un paso tan grave. Cuando prediquéis el Evangelio de la vida -dijo el Papa a los obispos- recordad a vuestro pueblo que el derecho a la vida de todo ser humano inocente, nacido o no, es absoluto y se aplica a todas las personas sin excepción alguna”.

“La comunidad católica debe ofrecer su ayuda a las mujeres para las que sea difícil aceptar un hijo, sobre todo cuando están aisladas de su familia y amigos. Del mismo modo, la comunidad debe estar dispuesta a acoger a quienes se arrepientan de haber participado en el grave pecado del aborto y guiarlos con caridad pastoral a aceptar la gracia del perdón, la necesidad de la penitencia y la alegría de entrar una vez más en la nueva vida de Cristo”.

“En una época en que la mentalidad relativista y secularizada se afirma cada vez más mediante medios globales de comunicación social -concluyó- es necesario que sigáis promoviendo la calidad y la identidad católica de vuestras escuelas, universidades y seminarios. Dad los pasos oportunos para afirmar y aclarar el estatus institucional  propio de ellas. (...) En nuestros días hay una necesidad particular de profesionales bien formados y personas íntegras en el sector de la medicina, donde los progresos tecnológicos plantean graves cuestiones morales”.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]