Lima, 06 de setiembre de 2007

 
   
 

“Encontremos a Dios a través de los más necesitados”

Al celebrarse el décimo aniversario del Tránsito a la Casa del Padre de la Beata Madre Teresa de Calcuta, el Cardenal Juan Luis Cipriani celebró una Misa en el Hogar de la Paz de las Misioneras de la Caridad, el miércoles 05 de setiembre.

El Arzobispo de Lima señaló que no hay otro camino de unión con Dios sino es con Cristo. “La iglesia nos acoge para ir a Dios y nos brinda los sacramentos para tener la misma vida del Señor”.

Añadió que la experiencia del encuentro con el amor de Dios en Cristo se inicia en el amor a los más necesitados. Es ahí donde tenemos la oportunidad de brindar un poco de comida, de cariño y comprensión, siendo estas acciones un camino a la santidad.

El Cardenal Cipriani manifestó que la Beata Madre Teresa de Calcuta vio en cada criatura a Cristo y por esta razón los trató a todos con la misma dignidad, especialmente a esas criaturas abandonadas, a los enfermos, a la gente que estorbaba, que no tenía hogar y que complicaba  a los demás.

“Para la Madre Teresa no había ricos ni pobres, ni jóvenes ni ancianos, todos eran hijos de Dios que necesitan y merecían su amor”, agregó.

Afirmó que el gran sí de la Madre Teresa fue de tal fuerza y luz que en poco tiempo iluminó a la tierra entera. “Todo ese amor, esa luz, ese hacer imposibles y esa esperanza de ella brotó de su amor a Dios”, dijo.

Indicó que este conocimiento de la vida de la Beata Madre Teresa de Calcuta nos obliga a preguntarnos si ya le hemos dicho sí a Dios. “El amor concreto a la personas si es sincero se purifica y se hace fuerte en el único amor, Cristo”.

Encontremos a Dios a través de los más necesitados, y completemos ese encuentro con Jesús Sacramentado en la oración, en la Confesión, en el rezo del Santo Rosario y en la Eucaristía”, concluyó el Pastor de Lima.

Concelebraron con el Cardenal Cipriani, el Obispo de Lurín, Monseñor Carlos García Camader y otros sacerdotes de la Arquidiócesis de Lima.

Por otro lado, en el Hogar de la Paz, ubicado en el distrito de La Victoria, las Hermanas Misioneras de la Caridad atienden día y noche a más de un centenar de enfermos abandonados, ya sean varones, mujeres o niños -muchos de ellos encontrados ya moribundos en los basurales de la ciudad- haciéndoles experimentar el amor de Dios y del prójimo.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]