Lima, 9 de setiembre de 2007

 
   
 

Cardenal Cipriani pide defender la vida del niño no nacido

En su homilía dominical, el Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne dijo que hoy la Iglesia propone un diálogo serio entre la razón humana, la fe y la ciencia, que si se lleva a cabo “evitaremos muchos males al mundo futuro”.

El Pastor de Lima se refirió a la capacidad que tiene en la actualidad una generación para decidir la existencia de millones de personas, hecho nunca antes presenciado en la historia.

El Cardenal Cipriani señaló que “el aborto habla de la cobardía de la sociedad contemporánea, no le dan espacio al no nacido, los egoístas del mundo de hoy. No podemos estar en ese silencio para no levantar problemas. El aborto es un asesinato y quienes lo cometen son asesinos. Y esos niños tiene todo el derecho a vivir” expresó.

El Arzobispo de Lima explicó que una mentalidad relativista señala que “como hay tantos abortos hay que legalizarlo. Entonces -bajo ese razonamiento- también habría que legalizar el robo, el delito y todo aquello que se da frecuentemente en una sociedad”.

Recogiendo recientes palabras del Papa Benedicto XVI, quien se encuentra de visita en Austria; el Cardenal Cipriani dijo que el enorme problema del relativismo es que relativiza lo que es bueno y lo que es malo. “De qué me sirve una enorme conquista en el campo científico si se utiliza para hacer daño”, dijo.

El Pastor de Lima dijo que hoy con cinismo se habla del “hijo no deseado”, cuando los hijos no se hacen por casualidad y los padres son responsables de la educación moral de sus hijos y de la educación de la conciencia en la familia.

“Es importantísimo que la conducta virtuosa sea el punto de referencia. Uno debe buscar, cuando se habla de la palabra excelencia, está bien. Pero, no la vayamos a vaciar del contenido espiritual de la virtud. Excelencia no es necesariamente el que gana más, el que tiene más títulos. Cuantas veces lo más complicado es encontrar a un hombre o una mujer honestos, que trabajen en equipo, serviciales, generosos con su tiempo, sacrificados; pero, sobre todo honestos”, señaló el Pastor de Lima.

El Arzobispo de Lima señaló que vivimos un momento serio que nos invita a profundizar en la ética y en lo que es el hombre. “La ética no es éxito o fracaso, sino lo que hace feliz al hombre”, expresó.

El gran desafío del mundo de hoy es la conquista de la libertad del hombre. Hoy se habla mucho de libertad, pero se pisotea la libertad. “En nombre de ella, grupos de presión pisotean la libertad”, dijo.

A la Santa Misa asistió el Ministro de Salud, Doctor Carlos Vallejos Sologuren; autoridades de la Universidad Tecnológica del Perú, la cual cumple hoy su décimo aniversario e integrantes de la Pastoral de la Familia de la Arquidiócesis de Lima.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]