Lima, 17 de setiembre de 2007

 
   
 

Miles de Pisqueños recordaron en Santa Misa a familiares fallecidos en terremoto

En una multitudinaria celebración Eucarística que presidió el Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne, el pueblo de Pisco recordó este sábado 15 de septiembre, el primer mes del terremoto que asoló gran parte del Sur Chico del Perú. La ceremonia se celebró en la explanada de lo que era la Parroquia San Clemente, la principal Iglesia de esa ciudad.

Momentos previos al inicio de la Santa Misa, se fueron mencionando uno a uno los nombres de cada uno de los fallecidos, y la población pudo rezar por cada uno de sus seres queridos.

En su Homilía, el Cardenal Juan Luis Cipriani pidió a la población unidad para salir adelante y así forjar un nuevo Pisco, una nueva Chincha e Ica y cada una de las poblaciones afectadas por el sismo.

“El dolor, estos días y estas semanas ha pasado por la mente de todos. Pero, debo decirles, ¡Ánimo, a levantar ese espíritu!, ¡A contemplar a Cristo!, ¡No nos vamos a quedar desarmados! ¡No nos vamos a quedar permanentemente tristes!”, dijo el Arzobispo de Lima.

Durante la Eucaristía, un grupo de adolescentes permaneció detrás del altar con pancartas que contenían una lista –en orden alfabético- de los fallecidos en el terremoto del 15 de agosto pasado.

El Arzobispo de Lima también evocó el pasaje evangélico donde Jesús pide la resurrección de su amigo Lázaro y lo vinculó al momento actual que viven las ciudades devastadas por el terremoto.

“Y después de esta situación, Jesús resucita a Lázaro. Hermanos, estamos en esa fase. Hay que resucitar a la paz, a la fe, a la esperanza, convencidos que después de este dolor viene la paz, viene el progreso y el desarrollo; pero, sobre todo viene esa tranquilidad interior. El corazón entiende que junto al dolor y a la muerte, el mensaje de Cristo es resurrección, paz y alegría. ¡No dejemos que nadie nos arranque esa fe del corazón!”, expresó.

Al término de la homilía, los asistentes a la Celebración Eucarística prendieron miles de velas con el propósito de recordar a sus familiares fallecidos.

Uno de los momentos más emotivos de la Santa Eucaristía se produjo en el momento del saludo de la paz, ya que coincidió justamente con la misma hora –a las 6:40 p.m.- en que ocurrió, un día como hoy, y hace un mes, el terremoto.

El Arzobispo de Lima estuvo acompañado en la Eucaristía por los obispos de Ica, Monseñor Guido Breña; de la Prelatura de Yauyos, Monseñor Ricardo García; del Presidente de la Conferencia Episcopal, Monseñor Miguel Cabrejos; del Presidente de Cáritas del Perú, Monseñor Miguel Irízar, así como más de una decena de sacerdotes de las Arquidiócesis de Lima e Ica.

La población de Pisco se congregó para escuchar la santa misa en lo que era el local de la parroquia San Clemente, donde se acondicionó una carpa de grandes dimensiones y también llegó a ocupar en su totalidad el perímetro de la Plaza de Armas y sus alrededores.

Los pobladores mostraron su gratitud a la Iglesia Católica por la celebración eucarística donde se pidió por los centenares de fallecidos y más de 80 mil damnificados en el terremoto del último 15 de agosto.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]