Lima, 24 de setiembre de 2007

 
   
 

“Demos muestras de ser una sociedad que vive como una familia”

“Le pido a nuestra madre que nos ayude a entender el documento del Papa Benedicto XVI sobre el amor cristiano. Nuestra patria, hay que ser honestos. Vivimos unos días delicados y complicados. Ojalá que sepamos vivirlos con amor a Dios y al prójimo, con serenidad y con paz; en la que demos muestras de ser una sociedad que vive como una familia”, indicó el Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne en su homilía dominical este 23 de septiembre.

“¡Que pena! Contemplar un país polarizado y dividido, en que cada uno saca medias verdades para insultar al prójimo, así no tenemos un buen futuro por delante. Sólo nos interesa a todos una verdad, que nunca es violenta. La verdad siempre trae consigo la paz, la vida y la justicia”, añadió.

“Que el Señor nos ilumine a todos, especialmente a los que tienen responsabilidad en el gobierno y en la administración de la justicia en el país”, expresó el Pastor de Lima.

Al comentar el Evangelio del día, el Cardenal Cipriani hizo hincapié en la necesidad de servir a Dios, pues no se puede servir al mismo tiempo a Dios y al dinero, lo cual no significa tampoco que éste último sea malo, sino que el problema del hombre es cuando quiere sustituir a Dios por el dinero o por el poder.

Por tal motivo, exhortó a los cristianos a no idolatrar a ese ídolo falso del mundo de hoy que es el bienestar material. El Arzobispo de Lima recordó las enseñanzas del Papa Juan Pablo II, quien hace más de veinte años decía que el ser está antes que el tener.  

“Pongamos los valores espirituales en primer lugar. La oración, la justicia, la prudencia, la alegría, la fidelidad, la sinceridad, la honestidad, ese amor al que pasa por una dificultad o por una enfermedad, o que es pobre”, dijo.

“Tenemos que esforzarnos mucho para que los valores espirituales levanten, porque sino levantan, los valores materiales colapsan. Basta ver que el país más rico de la tierra, es el país que más problemas tiene para poder vivir en paz. (Estados Unidos). Tiene todo lo material que se pueda tener; sin embargo, un control, una desconfianza, un temor porque ha colapsado la red de los valores espirituales”, indicó.

Citando al Papa Benedicto XVI, el Arzobispo de Lima señaló “que la fe es una fuerza purificadora para la razón misma, en este punto se sitúa la doctrina social católica. No pretende otorgar a la Iglesia un poder sobre el Estado, desea simplemente contribuir a la purificación de la razón, aportar su propia ayuda para que lo que es justo -aquí y ahora- pueda ser reconocido y después puesto en práctica”.

Al concluir esta cita del Papa, el Cardenal Cipriani dijo que esto es lo que la Iglesia nos pide frente a esta disyuntiva entre los valores espirituales y materiales. “Todos debemos trabajar en nuestra propia persona, en la familia, en los medios de comunicación en la gran tarea de poner orden en lo que es la persona humana”, señaló.

“Cuando se deja a Dios de lado, empiezan los abusos y atropellos, perjudicando a los más pobres, los menos cultos, los niños, enfermos así como a los que no pueden defenderse”, concluyó el Pastor de Lima.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]