Lima, 25 de setiembre de 2007

 
   
 

“Jesús quiere que lo trates con sinceridad”

En un encuentro con cientos de jóvenes, en la Parroquia San Roque de Surco, el Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne reflexionó sobre la importancia del sacramento de la Eucaristía, el último domingo 23 de septiembre.

En su homilía, el Arzobispo de Lima señaló que Jesús al ofrecer su cuerpo y sangre se une al Altar. “Si yo al pan que está aquí, le pongo encima la salud de mis padres, una preocupación familiar, la falta de empleo ó lo que fuera -si yo lo pongo encima- ofrezco a Dios mi vida y mi vocación; y, cuando Dios haga el milagro de convertir el pan en su cuerpo va a encontrar mis intenciones, ilusiones, sueños y penas”.  

“Si tu Misa dominical la vives bien, si tu hora es la hora de Dios, entonces vendrás a Misa trayendo alegría, ilusión y esperanza. Señor, aquí te traigo esto no tengo más; a veces, serán las preocupaciones de mi casa, del colegio, mis amigos o ese problema que me está preocupando mucho”.

El Pastor de Lima dijo que “para vivir bien esa hora de Cristo, hay que estar con Él para lo cual debes confesarte cuando tienes pecado grave porque Cristo es quien perdona. Al sacerdote debes decir tus pecados y tener dolor”.

“Jóvenes. A ustedes les encanta la autenticidad, la nobleza, la transparencia y la amistad, lo manifiestan siempre con alegría, pues Jesús quiere que lo trates con sinceridad y sin engaño. Todos queremos sinceridad. A nadie le gusta que en la amistad haya trampas, puede haber errores, pero eso se reconoce” expresó el Cardenal Cipriani.

“Jesús solamente te pide sinceridad. No quiere trampas, quiere un corazón que ama, no que mienta o traicione. Por eso, la juventud tiene esa ventaja de saber amar. Hoy, en estos tiempos la Iglesia necesita vocaciones, por eso, si te llama Dios, no tengas miedo” finalizó.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]