Lima, 03 de abril de 2008

 
   
 

Misa Solemne en la Iglesia de la Encarnación

El último lunes 31 de marzo, en la Solemnidad de la Anunciación del Señor, el Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne, Arzobispo de Lima y Primado del Perú, presidió una Santa Misa en la Iglesia de “Nuestra Señora de la Encarnación” del Monasterio de las Agustinas, en Pueblo Libre.

En su homilía, el Arzobispo de Lima manifestó su alegría por el hecho de que, en esta fecha tan significativa -una fiesta que es del Señor y la Virgen-, los sacerdotes de los Heraldos del Evangelio daban inicio oficialmente a su labor pastoral en el templo de La Encarnación.

El Cardenal Cipriani después de explicar sobre como el Espíritu Santo continuamente inspira nuevos carismas y nuevas realidades dentro de la Iglesia -una de ellas es justamente los Heraldos del Evangelio- comentó algunos aspectos de dicho carisma que comprenden el amor a la Liturgia, la devoción a María Santísima, especialmente bajo la advocación de la Virgen de Fátima y la búsqueda de la santidad.

Manifestó su deseo y su esperanza de que en la Iglesia de la Encarnación haya largos horarios de escucha de confesiones. “Tengo la certeza de que veremos verdaderos milagros de conversión; especialmente, de los jóvenes que van abrazar la vocación y familias que se comprometerán a vivir seriamente su matrimonio”. Además, destacó el trabajo de los Heraldos del Evangelio en la Arquidiócesis de Lima y su unión con el Pastor.

También hizo una mención muy cariñosa a las Religiosas Agustinas, que con su vida de contemplación y oración, animan el apostolado.

El Pastor de Lima también manifestó su gratitud al Padre João S. Clá Dias, Fundador y Superior General de los Heraldos del Evangelio por haber concedido que tres sacerdotes de dicha institución asumieran dicha iglesia.

Al término de la celebración eucarística, se leyó el decreto por el cual se concedía a la Sociedad Clerical de Vida Apostólica Virgo Flos Carmeli (la rama sacerdotal de los Heraldos del Evangelio) la atención pastoral en la Iglesia de la Encarnación y se dio lectura de la carta que el Padre João S. Clá Dias envió al Cardenal Cipriani como agradecimiento por este acto de confianza. Junto con la carta, se obsequió al Arzobispo de Lima un medallón en piedra brasileña adornado con el escudo de Su Santidad Benedicto XVI.
 
La ceremonia terminó con la Solemne Coronación de la Imagen Peregrina del Inmaculado Corazón de María, seguida del cántico del Regina Coeli.

Concelebraron con el Cardenal Juan Luis Cipriani; el Padre José Mario Da Silva, Director Nacional de los Heraldos del Evangelio en el Perú; los sacerdotes Jorge y Alfredo Jordán; el Padre Agustín Crespo, Provincial de los Agustinos en el Perú y otros sacerdotes de la Arquidiócesis de Lima.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]