Lima, 11 de agosto de 2008

 
   
 

“Conocer bien el derecho canónico y aplicarlo fielmente es imprescindible para que la Iglesia sea un espejo de justicia”

El sacerdote Luis Felipe Navarro, Consultor del Pontificio Consejo para los Laicos y Decano de la Facultad de Derecho Canónico de la Pontificia Universidad de la Santa Cruz será uno de los principales expositores del IV Curso de Actualización en Derecho Canónico que se llevará a cabo en Lima del Lunes 18 al 21 de agosto.

En la siguiente entrevista, el Padre Navarro reflexiona sobre la importancia del derecho canónico en la vida de la Iglesia así como de las Asociaciones, Movimientos y nuevas comunidades en la Iglesia. Para más información sobre este curso visitar la web de la Asociación Peruana de Canonistas www.canonistasperu.org.pe

-En primer lugar, ¿Por qué es importante hoy el estudio del derecho canónico en la vida de la Iglesia?
Han pasado 25 años desde la promulgación del Código de Derecho Canónico de 1983 y todavía hay mucho camino por andar en su aplicación. Esto sería ya un motivo suficiente para promover el estudio del derecho de la Iglesia. Sin embargo creo que existe una razón más profunda y siempre actual. Conocer bien el derecho canónico y aplicarlo fielmente es imprescindible para que la Iglesia sea un espejo de justicia, speculum iustitiae como dijo el Papa Pablo VI. Esto lleva consigo que la persona, cada persona en la Iglesia, sea plenamente respetada en su dignidad de hombre o mujer y en su dignidad cristiana, que sus derechos sean reconocidos en la comunidad eclesial y por cada uno de los fieles. De este modo, la Iglesia será modelo de justicia para la sociedad civil.

-Por otro lado, ¿cuál es la importancia de abordar en este curso el tema “Las Asociaciones, Movimientos y nuevas comunidades en la Iglesia”?
Habitualmente en los cursos de actualización en derecho canónico se suelen tratar temas relacionados con el matrimonio y el derecho procesal, pues, ciertamente en esos campos se centra gran parte de la actividad de los expertos en Derecho canónico. Por ello, es especialmente relevante que los organizadores de este curso hayan pensado en abordar un tema nuevo, que precisamente por ser novedoso requiere una preparación adecuada para poder dar la respuesta justa a los nuevos desafíos que plantean estas realidades.

-¿Por qué es importante abordar el estudio de las asociaciones, movimientos y nuevas comunidades en la vida de la Iglesia desde una perspectiva jurídica-canónicas así como desde su dimensión carismática?
Me parece que tratar estas realidades en esta doble perspectiva, ayuda a tener una mejor comprensión de los caminos que el Espíritu Santo abre en la vida de la Iglesia. Es innegable que vivimos en una nueva estación agregativa en la Iglesia, como decía el recordado Juan Pablo II. El Espíritu sopla donde quiere y renueva la vida de la Iglesia. La respuesta que el derecho canónico da a estos nuevos desafíos, es un complemento necesario; pues, por un lado, no limita el carisma, sino que lo hace más bello, confiriéndole una estabilidad y continuidad que es necesaria. Por otro, la perspectiva jurídico-canónica, permite proteger los derechos de las personas que participan en esas realidades asociativas y también los derechos de las mismas comunidades.

-Como consultor del Pontificio Consejo para los laicos, ¿Qué rol están llamados a cumplir Las Asociaciones, Movimientos y nuevas comunidades en la vida de la Iglesia?
Desde el observatorio privilegiado de consultor del Dicasterio que ha mencionado, me parece innegable que las asociaciones, movimientos y nuevas comunidades constituyen una gran riqueza para la Iglesia Universal y para las Iglesias particulares. En unos momentos de sequía, en los que la vida de muchos cristianos languidecía, Dios ha querido llenarnos de asombro ante la vitalidad de estas nuevas realidades eclesiales.

-El Perú es una nación de donde han surgido diferentes asociaciones y movimientos como Pro Ecclesia Santa (PES), el Movimiento de Vida Cristiana (MVC), la Hermandad del Señor de los Milagros; los cuales vienen creciendo dentro y fuera de nuestro país ¿De qué manera un Curso de Actualización en Derecho Canónico puede ayudar a fortalecer a estas nuevas realidades eclesiales?
Cuando nacen nuevos entes en la Iglesia, es frecuente que no se sepa darles la colocación adecuada, pues ante lo nuevo se puede reaccionar con el temor de pensar que se perderá lo que ya se tiene. Se necesita un tiempo para conocer mejor lo nuevo, flexibilidad y capacidad de adaptación para dar la respuesta adecuada.

A la vez, en sus inicios estas realidades carismáticas, tienen cierto temor a lo jurídico, como si el Derecho fuera a encadenar al Espíritu. Un curso como el que ha proyectado organizar la Asociación Peruana de Canonistas debe servir para conocerse mejor, a entender qué cauces que existen para que estas nuevas fuerzas eclesiales se compenetren armónicamente en el Pueblo de Dios. Ojala que los participantes al curso, obispos, clérigos, laicos, miembros o no de movimientos, y expertos o no en Derecho canónico puedan descubrir que carisma e institución son complementarias y coesenciales en la Iglesia.

-¿Cuál es su expectativa de visitar en esta oportunidad el Perú?
En estos años de trabajo y docencia en Roma he conocido muchos sacerdotes y laicos peruanos. Me han dado a conocer en parte la vida de la Iglesia en Perú. Espero poder conocer más a fondo la vida de esas comunidades cristianas y aprender de la fe de este pueblo. Pido también a Dios, que mi estancia en el Perú pueda ser una ayuda para la Iglesia peruana.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]