Lima, 22 de agosto de 2008

 
   
 

“Para ser santos y arreglar el mundo, basta amar a Jesús en la Eucaristía”

El jueves 21 de agosto, el Cardenal Juan Luis Cipriani presidió la Santa Misa en la Parroquia San Pío X, con motivo de celebrarse la fiesta del Santo patrón de dicha sede parroquial del Cercado de Lima.

Durante la homilía, el Pastor de Lima, exhortó a los fieles a comprometerse con la santidad, pidiéndoles sus oraciones para ser un buen pastor, en el día que celebró 31 años de su ordenación sacerdotal.

El Arzobispo de Lima recordó las reflexiones que San Pío X propone a los fieles. “Lo primero que nos dice San Pío X es: ¿vas camino a la santidad?, ¿amas a Dios sobre todas las cosas?, ¿o hay algo que te perturba, que te aleja del amor de Dios? ¡Examínate, métete más en tu corazón!”.

 “Sé sincero contigo mismo, sinceridad con los demás, y sinceridad con Dios. En el silencio de tu oración, cara a cara, Él me dice: ¿me amas?, no es tan difícil, ese encuentro es el punto de partida para buscar la santidad”, refirió.

El Pastor de Lima reveló a los fieles un secreto importantísimo para llegar a la santidad. “Para ser santos, para arreglar el mundo basta amar a Jesús en la Eucaristía, Él pondrá la justicia, el amor al prójimo, la paz, todo lo que uno desea brota de él”.

El Cardenal Cipriani reconoció también la incansable labor del Papa Pío X en la catequesis de la Eucaristía, a raíz de la iniciativa de los fieles de esta parroquia de construir una capilla de adoración al Santísimo.

“Tendrán todos que ayudar económicamente y acompañar a Jesús en la Eucaristía, que toda la Unidad Vecinal sea eucarística, eso es lo que hizo San Pío X. En su época se comulgaba de vez en cuando y a una edad avanzada”, comentó.

San Pío X en la Gran Misión de Lima

En otro momento de su homilía, el Arzobispo de Lima invitó a los fieles a comprometerse con la Gran Misión de Lima. “Estamos en una escuela parroquial para que aprendamos; y, luego, salir a las calles a visitar a la gente. Es un pequeño esfuerzo que solo será bueno si rezas, sales a las calles, te acercas a la Eucaristía, a la Confesión y rezas el Rosario”, señaló.

Finalmente, invocó a Santa María para que “nos ayude a estar pendientes del corazón de Jesús y que nos cambie poco a poco, así haremos una maravillosa parroquia y misión, y cada uno de nosotros será un discípulo y misionero”, culminó.

Concelebraron con el Cardenal Cipriani; el Padre Raúl Chau, secretario del Arzobispo de Lima; y el Padre Martín Arenas, párroco de San Pío X.
   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]