Lima, 24 de agosto de 2008

 
   
 

“Un mundo sin perdón es inhumano”

El domingo 24 de agosto de 2008, XXI del Tiempo Ordinario, el Cardenal Juan Luis Cipriani presidió la Santa Misa en la Basílica Catedral, en la que recordó los 200 años del nacimiento de Monseñor Bartolomé Herrera, ilustre peruano quien fue canónigo de la Basílica Catedral de Lima.

Durante su homilía, el Arzobispo de Lima saludó a las personas quienes de forma responsable recuerdan los 200 años de nacimiento de Monseñor Bartolomé Herrera, sacerdote y obispo, quien contribuyó con la nación peruana de manera ejemplar.

“Lo recordamos con agradecimiento en estos tiempos, que la presencia de un hombre como él es necesaria para luminar los caminos de las naciones desde la Doctrina Social de la Iglesia, respetando esa sana autonomía de la Iglesia y el Estado. Un hombre fiel al mandato de Jesucristo, y a la vez un hombre fiel a su patria”, refirió.

Reflexiones de perdón y misericordia

Asimismo, el Pastor de Lima, invitó a los fieles a practicar la misericordia y el perdón. “Para acudir a esa misericordia, hace falta esa humildad interior, que no se queda atascada en pequeños recuerdos y dificultades, que con apertura de corazón sabe acudir una y otra vez al sacramento del perdón. Uno se pone a pensar, un mundo sin perdón es inhumano, y es uno de los problemas que hoy atraviesa la humanidad”, comentó.

Por eso exhortó a los fieles a “vivir permanentemente ese esfuerzo humilde de dejar que el Señor ilumine tus trabajos y esfuerzos. Si uno vive una vida chata en la que los normales problemas te oscurecen, que cuando la salud está complicada, pierdo la paz y me deprimo; que cuando no me dan la razón, organizo una gritería y peleo con todos, ¡qué mundo tan poco humano porque hemos quitado el don del perdón!”.

Oración: diálogo diario con Jesús

En ese sentido, invitó a los fieles a acudir diariamente al  silencio en el cual tenemos una conversación con Jesús en la oración. “Meditemos en el diálogo con Jesús, entremos en la belleza que supone vivir ese clima de vida en Cristo, ¿le has dicho hola, le has dirigido una mirada, has acudido a María? Eso se logra si cada día tienes unos minutos de silencio en el que le dices, ¿qué quieres de mí Señor?”.

En otro momento de su reflexión, el Pastor de Lima invocó a la unión de los fieles con el Santo Padre, Benedicto XVI, obedeciendo sus mandatos y consejos. “Viviendo en este mundo el perdón, la misericordia y la humildad cada día un poco más. Oremos por el obispo, unidos al obispo, rezando por el obispo; por los sacerdotes, unidos a los sacerdotes, no pierdas la fe en el don y el milagro del perdón, ¿cómo lo vamos a despreciar?”.

Finalmente, el Arzobispo de Lima pidió para que en el Perú se practique la paz y el perdón, “¿cómo es posible que contemplemos esos diálogos, esas luchas, esos enfrentamientos?, pongamos todos el perdón y la misericordia; sino serán negociaciones que no conducen a casi nada”, culminó.

Concelebró con el Cardenal Cipriani, Monseñor Carlos Osoro, Arzobispo de Oviedo (España), quien se encuentra de visita en nuestro país.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]