Lima, 06 de diciembre de 2008

 
   
 

“El egoísmo no es una buena compañía para la navidad”

El Cardenal Juan Luis Cipriani en su habitual programa de los sábados “Diálogo de fe” animó a los cristianos a preparar en su corazón un lugar donde pueda nacer el Señor, a pocas semanas de la navidad.

“Hay que quitar rencores, venganzas, tristezas y tantas cosas que se van metiendo en el corazón a lo largo del año y que en el fondo es cerrar la puerta. Porque donde hay egoísmo, desánimo o tristeza, ahí no va a entrar Jesús”.

“El egoísmo no es una buena compañía para la navidad. Hay que sacarlo del alma”, añadió.

“Hay un gran regalo que está al alcance de nosotros. Decirle a Jesús ¡Ven, límpiame el alma, arregla mis sentimientos, que en estos días esté más contento, sea más cariñoso con los míos, esté más cerca de ti!”, dijo.

“No se trata de una actitud, sino que Jesús presida mi vida, mi casa, mis pensamientos, mi trabajo. Después de ese regalo podemos ir a todas las ofertas. Y verás que junto a ese regalo, los pequeños regalos que puedes hacer a tus hijos y parientes son signos o señales que Jesús está conmigo y compartir la alegría, el cariño, sin malograr por supuesto el presupuesto de la familia”, expresó.

El Arzobispo de Lima animó a todos a que mediten un poco más y procuren el silencio en las semanas previas a la navidad. “Creo que el amor, la alegría, el perdón, la ilusión no brotan en medio de tanto ruido. Esa abundancia de información, llamadas y noticias -a veces- no me permiten saber quien soy. Doy vueltas sobre mi mismo y sin saber a donde voy. Un poco de silencio y de meditación”, pidió.

El Cardenal Cipriani expresó que Dios es paciente. Citando al Papa Benedicto XVI, quien señaló lo mismo con palabras sencillas “Dios con su paciencia nos salva. Los hombres con su impaciencia nos condenan”.

“Demos ejemplo en estos días. Ejemplo de que Jesús puede entrar en nuestra alma. Mete alegría en tu familia, en tu vida. Perdona. Une. Son elementos que nos ayudan en esta navidad”, dijo.

Las obras temporales tienen una dimensión de eternidad

Al comentar la segunda lectura del apóstol San Pablo del II domingo de Adviento, que plantea la interrogante ¿Qué hay después de esta vida?, el Arzobispo de Lima reflexionó “Jesús me dice, esa eternidad que te llama dentro del alma y que te dice ven. Esa eternidad la vino a preparar Jesús en el tiempo que vivió en la tierra y se quedó con nosotros”.

A propósito de esa lectura, el Arzobispo de Lima aprovechó para señalar “Lo que hago en el tiempo tiene valor de eternidad. Si es malo, para el castigo eterno. Si es bueno, para la felicidad eterna”.

“Tu trabajo, tu esfuerzo, tu amor no se quedan aquí, siguen a la eternidad. Por eso debemos, siempre que hacemos nuestras obras preguntarnos: Y delante de Dios, esto que estoy haciendo me lleva ¿a una eternidad buena o mala? Piensa un poco”, añadió.

Solidaridad con la Policía Nacional del Perú

Antes de concluir su programa, el Pastor de Lima expresó su solidaridad, cercanía y recuerdo por la Policía Nacional del Perú, institución que recientemente ha sufrido pérdidas de vidas debido a atentados terroristas. “Hombres valerosos, hombres correctos. Familia que entrega su vida y su tiempo por nuestra seguridad. Que Dios los proteja siempre y los ayude siempre”.

Finalmente, el Cardenal Juan Luis Cipriani invitó a los fieles a las ordenaciones diaconales que habrá en la Catedral de Lima este sábado 06 de diciembre a las 5:00 pm; y también a la Santa Misa de las 11 de la mañana el domingo 07 donde habrá un homenaje al Cuerpo de Bomberos Voluntarios del Perú.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]