Lima, 14 de diciembre de 2008

 
   
 

Cardenal Cipriani anima a preparar la navidad unidos a María

El domingo 14 de diciembre, el Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne, presidió la Santa Misa en honor de Nuestra Señora de Guadalupe, en el marco del centenario de funcionamiento del actual local del Colegio Nacional del mismo nombre.

En La Eucaristía también se ofreció una despedida al Nuncio Apostólico en el Perú, Monseñor Rino Passigato, próximo a concluir su trabajo en el Perú.

Durante su homilía en el tercer domingo de Adviento, el Pastor de Lima agradeció de manera especial la labor del Nuncio Apostólico, Monseñor Rino Passigato, quien luego de representar al Santo Padre en el Perú durante nueve años, ha sido nombrado por el Papa Benedicto XVI como Nuncio Apostólico en Portugal.

“La Eucaristía tiene un aire de agradecimiento y de despedida en la presencia de Dios. Le pido a nuestra Madre, la virgen María, que lo acompañe Señor Nuncio en su nuevo trabajo”, señaló.

El Arzobispo de Lima animó a los fieles en este tiempo de Adviento, próximo a la Navidad, a vivir el silencio de Cristo. “Un silencio que es encontrar dentro de nosotros un orden interior, desarrollando más esa práctica de la oración. El silencio es el marco adecuado para que uno ponga orden. Emprendamos este camino de un silencio que da gracias en toda ocasión, solo allí surge la vida de conversión sincera”, expresó.

El Cardenal Cipriani también exhortó a los fieles a abrir el alma para respirar el amor y la paz de Dios. “Debemos recuperar ese núcleo de libertad y dignidad que Cristo viene a traer al mundo -no en nombre de grupos políticos- en nombre de la persona humana. Por eso este domingo de alegría, oración, ¡abrir las ventanas a la dignidad humana! Ver en los sucesos de cada día una ocasión maravillosa para tratar a los demás como hijos de Dios”, conminó.

Finalmente, el Pastor de Lima manifestó su alegría porque trabajamos para la causa de un Dios que es fiel y cumple su palabra. Por ello precisó que en este tiempo de Adviento “necesitamos abrir nuestra alma a la ternura de volver a amar a ese niño”.

“Los animo en estos días al silencio operativo y activo; y le pido a nuestra Madre que nos ayude a vivir estas semanas de preparación a la Navidad muy unidos a ella”, culminó.

Concelebraron con el Cardenal Juan Luis Cipriani; el Señor Nuncio Apostólico, Monseñor Rino Passigato; Monseñor Lino Panizza Richero, OFM. Secretario General de la Conferencia Episcopal y obispo de Carabayllo; Monseñor Antonio Santarsiero Rosa, OSJ. Obispo de Huacho; el rector del Seminario Santo Toribio de Mogrovejo, Pbro. José Luis Méndez Jiménez; así como los vicarios Episcopales de la Arquidiócesis de Lima.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]