Lima, 23 de diciembre de 2008

 
   
 

Misa de exequias del Padre Juan Serpa Meneses

Con la presencia de miles de fieles, el Cardenal Juan Luis Cipriani presidió la Santa Misa de Exequias del Padre Juan Serpa Meneses, en la Parroquia Nuestra Señora de Montserrat y San Sebastián del Cercado de Lima, el martes 23 de diciembre.

El Arzobispo de Lima manifestó que el Padre Juan Serpa tuvo un enorme amor a Dios y a la Eucaristía; y de ello brotó en él un amor al prójimo impresionante.

“El Padre Juan en sus múltiples iniciativas tocaba las puertas incansablemente en nombre de Dios para poder ayudar a niños, jóvenes y familias, porque él tenía la conciencia clara de que esa manera era consecuencia de un sincero amor a Dios”, añadió.

El Cardenal Cipriani señaló que el campo de la educación fue una tarea principal para el Padre Juan. En la catequesis, siguiendo la tradición de la sierra con los cánticos y el catecismo, se entusiasmaba y se exigía enseñando las verdades fundamentales de la fe.

“El Padre Serpa empezó de la nada el Colegio Parroquial “Nuestra Señora de Montserrat y San Sebastián” en el Cercado de Lima, para luego convertirlo en la actualidad en un centro educativo con gran prestigio; y, todo esto lo logró gracias a esa maravillosa colaboración de la Iglesia y el Estado”, comentó.

“Asimismo, tuvo la iniciativa de crear el Instituto Superior Tecnológico “Nuestra Señora de Montserrat y San Sebastián” en Huachipa para ofrecerles una educación integral a las jóvenes provenientes de la sierra del país, y para ello contó con el apoyo de la Policía Nacional del Perú, del Ministerio de Educación y de miles de benefactores”, dijo el Cardenal Cipriani.

El Arzobispo de Lima manifestó que el Padre Juan además de desempeñarse como párroco de Nuestra Señora de Montserrat y San Sebastián tuvo a su cargo la Vicaría Episcopal de la Comunidad Quechuahablante en la capital, donde trabajó para que todos estos hermanos tuvieran como casa esta parroquia, logrando unir a tantas hermandades y a devociones andinas que siempre visitaban la Basílica Catedral.

Por otro lado, mencionó “que el espíritu del Padre Juan Serpa Meneses debe continuar, porque él lo hacía todo en perfecta unidad con el Pastor de Lima, manteniéndolo al tanto de todos sus trabajos, preocupaciones e ilusiones”.

En ese sentido, expresó que “La Iglesia hoy, al celebrar la Eucaristía mira con agradecimiento esta vida de un hermano nuestro que murió en su ley, que quiso estar hasta el último instante al frente trabajando para seguir ayudando a los demás”.

“Queridos hermanos mantengamos vivo ese espíritu que el Padre Juan ha dejado encendido no solo en este templo, sino en tantos rincones de gente que lo conocía y lo ayudaba”, concluyó el Cardenal Cipriani.

En la Misa de Exequias estuvieron presentes el Alcalde de Lima, Dr. Luis Castañeda Lossio, algunos ministros de Estado y congresistas de la República, así como miles de fieles.

Concelebraron con el Cardenal Juan Luis Cipriani; el Obispo Auxiliar de Lima, Mons. Adriano Tomasi; el Obispo Castrense, Mons. Salvador Piñeiro García-Calderón; el Obispo del Callao, Mons. Miguel Irízar y otros sacerdotes de la Arquidiócesis de Lima.

Terminada la Santa Misa, los restos del Padre Juan Serpa Meneses fueron trasladados al cementerio “Campo Fe” de Huachipa para darle cristiana sepultura.
   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]