Lima, 28 de diciembre de 2008

 
   
 

“La familia es una íntima comunidad de vida y amor”

En el día que la Iglesia conmemora la fiesta de la Sagrada Familia, el Cardenal Juan Luis Cipriani animó a todos los fieles congregados en la Basílica Catedral de Lima a participar en un voluntariado a favor de la familia, protegiendo a los niños y a la juventud que da sus primeros pasos en el matrimonio. Durante la Eucaristía, el Pastor de Lima celebró su 65 onomástico, el domingo 28 de diciembre.

Durante su homilía, el Arzobispo de Lima reconoció a la familia como el núcleo fundamental de la sociedad, de la educación de los hijos y del desarrollo económico material. ¿“Desarmar” la familia donde se educa y genera la paz?, Es realmente una campaña diabólica. Porqué no esa gran misión de volver a dar confianza a los matrimonios. Sigamos iluminando el camino correcto. La familia querida por Dios sí funciona, es lo mejor y además es necesario para la continuidad de la vida humana y el futuro de la sociedad”, reflexionó.
 
La familia al servicio de la vida
 
El Cardenal Cipriani mencionó que la familia está -por designio de Dios- al servicio de la vida. “La fecundidad es el fruto y signo del amor conyugal. La ausencia de Dios hace inviable el servicio a la vida”.
 
“El ser humano no solo procrea, porque el ser humano medita, ama, perdona, tiene ternura, sufre, llora, educa. Es un ser humano que procrea junto a otro ser humano que unidos para siempre se entregan totalmente en el acto conyugal. Lo otro es una grave manipulación del sexo al servicio del placer, desconectado de la dignidad del hombre y la mujer. No tratemos algo tan serio como el sexo, como un producto del consumo. El servicio a la vida se opone a esa cultura del placer y de la muerte”, mencionó.
 
La educación en las virtudes
 
Asimismo, se mostró a favor de la familia como principal educadora de las futuras generaciones, teniendo la escuela y la universidad una función complementaria en esta misión.
 
“Hay que educar con el acompañamiento. Los padres de familia son los primeros educadores. De esa manera, podemos garantizar que la escuela y la universidad cumplirán su rol secundario. No aceptamos una familia en la que papá y mamá no pueden estar en casa, eso es un suicidio. Es lanzar a la juventud a un futuro oscuro que ya lo estamos viendo hoy”, comentó.
 
“Hay que promover leyes fundadas en el bien. Por ejemplo: la ley que apoya la familia numerosa, la ley que apoya la educación de los hijos, la ley que protege de toda la basura que nos viene por Internet, los celulares; y, muchas veces por la televisión; la ley que nos ayuda a la ecología humana, ahí tenemos mucho que hacer”, culminó.

Concelebraron al Cardenal Cipriani en la Eucaristía por su 65 cumpleaños, Monseñor Adriano Tomasi Travaglia, OFM, obispo Auxiliar de Lima; Monseñor José Ignacio Alemany Grau CSSR, obispo Emérito de Chachapoyas; así como sacerdotes de la Arquidiócesis de Lima.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]