Lima, 10 de enero de 2008

 
   
 

Respetar y apoyar a la familia fundada en el matrimonio

El Papa recibió este jueves 10 de enero al presidente de la región del Lacio, Piero Marrazzo, al alcalde de Roma, Walter Veltroni y al presidente de la Provincia de Roma, Enrico Gasbarra, acompañados por sus colaboradores, para el tradicional intercambio de felicitaciones al inicio del año.

Como es tradicional en estos encuentros anuales, el Santo Padre mencionó algunos temas de interés común y de actualidad que afectan a la vida de los habitantes de Roma y del Lacio.

Refiriéndose a la "emergencia educativa" de la que habló el pasado mes de junio durante el Congreso de la diócesis de Roma, Benedicto XVI afirmó que "es cada vez más difícil proponer de modo convincente a las nuevas generaciones sólidas certezas y criterios sobre las que construir la propia vida". Sin embargo, añadió, "esta emergencia no puede dejar indiferente ni a la Iglesia ni a las administraciones.

"Están claramente en juego, con la formación de las personas -continuó-, las mismas bases de la convivencia y el futuro de la sociedad". En este contexto señaló que "la diócesis de Roma está dedicando a esta difícil tarea una atención especial, que se extiende a los distintos ámbitos educativos, desde la familia y la escuela a las parroquias, asociaciones y movimientos" y agradeció el apoyo de la Región del Lacio a los oratorios y centros de infancia promovidos por las parroquias y comunidades eclesiales.

El Papa pidió a las instituciones civiles que "multipliquen sus esfuerzos para afrontar en los diferentes niveles la actual emergencia educativa, inspirándose constantemente en el criterio-guía de la centralidad de la persona humana".

“El respeto y el apoyo a la familia fundada en el matrimonio -subrayó- tienen una importancia prioritaria. (...) Desgraciadamente, vemos a diario qué insistentes y amenazadores son los ataques y las incomprensiones a esta fundamental realidad humana y social. Por eso, es más necesario que nunca que las administraciones públicas no apoyen estas tendencias negativas, sino al contrario, que ofrezcan a las familias un apoyo convencido y concreto, con la seguridad de trabajar así por el bien común"..

El Santo Padre afirmó que la pobreza es "otra emergencia que se agrava y que aumenta sobre todo en las grandes periferias urbanas. (...) El aumento del coste de la vida, en particular los precios de las viviendas, la falta de trabajo y los salarios y pensiones a menudo inadecuados hacen realmente difícil las condiciones de vida de tantas personas y familias".
 
Refiriéndose posteriormente al problema de la seguridad y al degrado de algunas zonas de Roma, Benedicto XVI dijo que es necesaria "una obra constante y concreta, que tenga la doble e inseparable finalidad de garantizar la seguridad de los ciudadanos y de asegurar para todos, en particular a los inmigrantes, al menos el mínimo indispensable para una vida honrada y digna. La Iglesia, por medio de la Caritas y otras muchas realidades de voluntariado (...) se prodiga en esta difícil frontera", en la que son imprescindibles "las intervenciones de los poderes públicos".

El Papa concluyó comentando otro ámbito de atención tanto para la Iglesia como para las administraciones públicas: los enfermos. Además de las "graves dificultades" existentes en el ámbito de la sanidad en la región del Lacio, "constatamos que la situación de las estructuras sanitarias católicas es a menudo dramática. (...) Por eso, pido que no sean perjudicadas en la distribución de los recursos, pero no por un interés de la Iglesia, sino para no comprometer un servicio indispensable a nuestras poblaciones".

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]